¿Vale la pena las segundas oportunidades?

Hay ciertas circunstancias que ponen a prueba el amor y la estabilidad que tenemos con nuestra pareja. Esos momentos nos hará pensar si realmente vale la pena la relación en la que nos encontramos.

Pero sucede que hay un tema que requiere de un poco de análisis y que sin duda podría pasarle a cualquiera: dar -o no- una segunda oportunidad. Dependiendo del contexto, ¿vale la pena?, ¿es posible retomar la relación?, ¿las cosas seguirán igual, empeorarán o mejorarán? Bien, son cuestiones que necesitan de mucho análisis.

La frase: “Es mejor no tropezar con la misma piedra”, tiene cierto grado de validez, pero existen casos que son una excepción a la regla, y eso dependerá de la decisión que cada uno tome. Cada relación tiene su propio ritmo.

Dar una segunda oportunidad implica analizar una serie de aspectos que deben estar presentes. No es siempre la respuesta para todos los casos, siempre y cuando se ponga el empeño para que las cosas salgan bien.

Es por ello que tratemos de hacer un desglose sobre el tema… Al final serás tú quien tome el camino más conveniente.

Las consideraciones que deben entenderse al dar una segunda oportunidad

Imagen de Free-Photos en Pixabay.com

Hay que ser honestos: todos cometemos errores y eso sólo significa que la vida es una constante carrera de aprendizaje para, más tarde, ser mejores cada vez. Esto también tiene mucho que ver con el amor y las parejas.

Entonces, ¿todos los errores son iguales?, ¿cuáles merecen el perdón y cuáles no?, ¿cuál es la relación con la segunda oportunidad? De nuevo, nos encontramos con cuestiones complejas y que implican todo un reto.

Intentarlo de nuevo con la pareja puede ser tan bueno como malo, pero eso dependerá de las razones para regresar y, aunque no lo parezca, hay que tener esta cuestión bien clara para no repetir situaciones incómodas.

¿Por qué no siempre las segundas oportunidades funcionan?

Imagen de Trinity Kabussek en Pexels.com

Bien, esto depende en parte por el compromiso que tenga la pareja. Un segundo intento implica mayor paciencia, esfuerzo y responsabilidad. Si uno de los dos no lo tiene claro, seguramente se volverá al punto inicial.

De igual manera, algunos expertos coinciden que el fracaso de las segundas oportunidades tiene que por los motivos equivocados de la pareja. El sentimiento de vacío o dependencia emocional -por ejemplo-, son problemas cuyas consecuencias en la pareja pueden ser bastante graves.

Hay que recordar que la soledad no es algo necesariamente malo. Es una fase que puede funcionar para mejorar como personas, para dedicarnos tiempo a nosotros mismos o para sanar.

Claves para tomar en cuenta al momento de dar una segunda oportunidad

Imagen de Free-Photos en Pixabay.com

-Los sentimientos son aspectos sensibles y más cuando involucran a la pareja. Por ello es recomendable tomar un poco de tiempo para analizar bien las cosas. Un poco de calma y tranquilidad pueden hacer la diferencia.

Analiza cuál fue el problema que produjo la ruptura. Dependiendo de la gravedad, considera el dolor que produce y si es una situación que puede manejarse.

-De igual manera, si se trata de un error aislado que cometió tu pareja, es válido dar el beneficio de la duda. Como dijimos anteriormente, todos cometemos errores y es posible que valga la pena volver a intentarlo.

-Estudia las emociones y el comportamiento de tu pareja. ¿Hay una muestra genuina de cambio? ¿Existe el interés sobre la relación?

-Una segunda oportunidad puede poner en evidencia otros problemas y roces que ambos presentaron en algún momento. Así que es bueno tener presente que todo proceso toma tiempo y paciencia, más si se quiere una relación sana y estable.

La motivación es el combustible para que los planes salgan como deben ser. De lo contrario, la relación será al fracaso.

Otras consideraciones a tomar en cuenta:

Imagen de Pixabay.com en Pexels.com

Las segundas oportunidades dependen de un buen análisis de la relación, por lo tanto, hay que tomar en cuenta lo siguiente:

-Que los dos tengan las mismas expectativas y planes a futuro. No se puede esperar mucho de una relación en donde ambos contemplen caminos muy diferentes.

-Sientas que tomaste una reacción muy radical cuando terminaste la relación. Considera que probablemente te hayas dejado llevar por el calor del momento.

-No es la primera vez que das una “segunda oportunidad”… Una tercera, cuarta, quinta. Esos vaivenes sólo son un indicativo de lo dañada que está ya la relación. Lo mejor es que cada quien continúe por su lado.

-Puede que tu familia y amigos amen con locura a tu pareja, pero se trata de relaciones diferentes a la tuya. Si bien es genial que nuestro entorno se la lleve bien con nuestra pareja, hay que tener claro que eso no debe ser lo único para considerar volver a la relación. Cuidado con esto.

Todo esto nos indica algo importante, las segundas oportunidades requieren de claridad y de reflexión. No debe ser una decisión apresurada o tomada a la ligera. Se trata de compartir nuestro tiempo y sentimientos con el otro. Entonces, ¿valen la pena? Eso dependerá de ti mismo y de lo que busques en el otro.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar