¿Te pareces a tu suegra? Hay una explicación

Conocer a los padres de tu pareja es una experiencia interesante. Desde conocer las raíces de su historia como persona, pasando por las etapas de su crecimiento hasta llegar a la actualidad, la visita a la casa donde vivió durante muchos años de su vida puede resultar en algo sumamente acogedor. Sin embargo, con frecuencia, muchas mujeres se dan cuenta -en ese preciso instante- del alto parecido que existe entre ellas y su futura suegra.

No es extraño que en este tipo de situaciones una se pregunte: “¿mi novio se buscó un reemplazo de su madre?”; o bien decirse a sí misma:  “¿mi futuro marido espera que sea igual que ella en todos los aspectos? Ni loca”.  Incluso, puede ocurrir que nos genere un poco de recelo descubrir esta pequeña particularidad de la que -posiblemente- nuestra pareja no esté consciente.

¡Pero a no desesperarse! Resulta que este tipo de situaciones son más comunes de lo que uno cree y existe una explicación para ello. Y aunque uno puede asociar rápidamente esta situación con el tradicional Complejo de Edipo conceptualizado por Freud, lo cierto es que en parte se relaciona con el psicoanálisis y es un tanto más interesante.

Un grupo de investigadores de Finlandia realizó un pequeño estudio a partir de reclutar a 70 hombres y mujeres, y luego proceder a la comparación física entre los rostros de cada pareja de los participantes y sus respectivos progenitores.

Los resultados fueron bastante curiosos. Mientras que los maridos de las mujeres no se parecían en nada a sus padres, los hombres eran más propensos a estar casados o en pareja con mujeres que se parecían significativamente a sus madres. Es decir, los hombres tienden a estar con sujetos femeninos que les recuerdan a mamá para ser felices; mientras que las mujeres se alejan del modelo y a veces terminan con los chicos malos de la película.

parecidas a las suegras(cc)David Clow/Flickr

“no hay nada fuera de lo normal en que los hombres se sientan atraídos por mujeres que le recuerdan a su madre”

De acuerdo a Urszula Mercinkowska, Doctorada en Psicología Evolucionaria y profesora en la Universidad de Turku y con un rol clave en la realización de este estudio, explicó que -si bien puede resultar shockeante y abrumador- “no hay nada fuera de lo normal en que los hombres se sientan atraídos por mujeres que le recuerdan a su madre”.

La doctora agrega que esto se debe a que la evolución y la selección natural se han encargado de pre-programar a las personas a buscar compañeros que provienen del mismo grupo de especies. Y, como el contacto más cercano y temprano que tiene el hombre es con su madre, es normal que se conviertan en el modelo a buscar en una mujer.

Por otra parte, Urszula detalló que en el caso de los padres, aun siendo muy dedicados, presentes y cariñosos con sus hijos, simplemente no tienen el mismo tipo de efecto en sus hijas y sus elecciones de pareja.

¡Pero aún hay más! La conexión entre madres e hijos y su resemblanza en las mujeres que éstos eligen para compartir su vida no sólo es física. 

El sociólogo Michael Kimmel explica que si bien el concepto del Complejo de Edipo ha sido discutido mucho por los psicólogos, lo cierto es que la relación que un hombre tiene con su madre juega un papel muy importante en cómo él se conectará con las mujeres durante su vida.

Kimmel dice que la mejor base para una relación romántica saludable y comprometida, es un lazo fuerte, cercano y cariñoso entre madre e hijo. Por su parte, William Pollack explica que si un hombre tuvo una relación complicada con su madre porque ésta era distante, es posible que de manera inconsciente éste busque mujeres similares como pareja, puesto que intentará “arreglar” ese lazo roto en la relación madre-hijo.

Ahora bien, es cierto que los resultados están más abocados a los hombres y su relación con su madre, y no tanto a las mujeres y su relación con su padre. Y si bien los resultados afirman que el sexo femenino no toma a su padre como modelo a seguir en la búsqueda de pareja, en un aspecto más amplio vemos que no siempre es así. De hecho, otra de las conceptualizaciones tradicionales de la psicología surgió en contraposición al complejo de Edipo, tomando el nombre de Elektra y focalizándose en la relación entre padre e hija.

A menudo, las mujeres están en pareja o forman familia con hombres que le recuerdan a su padre. Quizás no sea en un aspecto tan integral como el hombre respecto a su madre, pero sí en relación a algunas características particulares, como el cariño hacia los niños, su forma de relacionarse con otras personas o en su generosidad.

¿Qué opinas sobre este estudio? ¿Alguna vez te sucedió darte cuenta de que eres parecida a la madre de tu pareja?

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar