Speed dating o citas rápidas: pros y contras de esta metodología

Speed dating o citas rápidas es otra forma divertida, relajada e interesante de conocer al futuro amor de tu vida. Participando en una puedes conocer a miles de personas en un sólo lugar, en poco tiempo y sin gastar mucho. Si aún no has probado con este popular método originario de Estados Unidos, presta atención a este artículo en el que te contamos qué los pros y contras de esa metodología.

Lo positivo y lo negativo del speed dating o citas rápidas

Antes de contarte las ventajas y desventajas de esta manera de conocer gente, es importante que sepas de que se trata.

La actividad suele organizarse en un bar un fin de semana. Para participar debes anotarte y pagar una comisión. Una vez allí, cada mujer se sienta en una mesa y los hombres van rotando por ellas según un orden preestablecido. Tienen entre cinco y diez minutos para a hablar con su cita y luego, al sonido de una campana, deben cambiar de sitio y anotar en una planilla su impresión sobre la persona que conocieron (si hubo amistad, más que amistad o cero coincidencias).

Al finalizar el evento, los organizadores comprueban si se dieron coincidencias en las impresiones anotadas por los participantes. En 48 horas podes ver los resultados y, si hubo coincidencias, recibirás el teléfono y el e-mail de la otra persona.  Si no las hubo, es cuestión de volver a intentarlo.

Por lo general estos eventos se programan por mes o cada quince días y puedes anotarte en diferentes grupos según tu franja de edad.

Pros

Esta forma de conocer gente se basa en varios estudios, hechos en Estados Unidos, que dicen que basta con pocos minutos para decidir si una persona es compatible con nosotros o no. Tal vez sea cierto o tal vez no, la cuestión es que esta actividad se adapta perfectamente a los tiempos modernos que exigen inmediatez y rapidez en todo, hasta en la manera de socializar.

Los defensores de esta práctica dicen que es una forma lúdica y relajada de conocer gente, pero confienzan que no consideran que este método cubra espacios vacíos, ni remplace a los demás.

Un detalle destacable es que los encuentros son seguros. Si bien uno se encuentra rodeado de desconocidos, es en un lugar público (bar o cafetería) muy tranquilo, donde la comodidad es primordial. De esta forma no se correo ningún riesgo, como puede ser cuando se concreta una cita a ciegas o cuando  se decide salir con alguien que sólo se conoce por chat.

Otro beneficio es que evitas pasar largo rato con una persona que en realidad no te cae bien o no es compatible contigo. A los siete minutos quien está en frente tuyo será otro, evitando de esta forma conversaciones incómodas y largos silencios.

Por otro lado, el encuentro cara a cara te permite descubrir fácilmente si eres compatible con el otro. A veces las charlas virtuales son engañosas y puedes pasar meses creyendo que has encontrado al ideal, hasta que lo conoces y te desengañas. La ventaja es que, además de escuchar sus palabras, puedes observar sus movimientos, gestos, ojos, todos elementos que brindan información complementaria muy importante.

Finalmente, participando de esto sabes con certeza que todas las personas con quien hables están buscando lo mismo. De esta forma te ahorras la vergüenza de encarar a alguien que quiere estar solo o que ya tiene un amor en su vida.

Contras

La principal duda es si bastan unos minutos para decidir si somos compatibles con alguien o no. El riesgo a equivocarse es muy alto porque a veces las primeras impresiones engañan o los nervios traicionan durante los primeros minutos (que en este caso son los únicos que se tiene).

Para algunos psicólogos esta modalidad presenta al amor como un objeto de consumo, algo que debe tenerse ya mismo para satisfacer una necesidad. En el momento en que el otro se vuelve objeto implica que puede ser descartado, señalan los expertos. Y de hecho eso es lo que ocurre, sólo que de manera sutil y menos dolorosa por el hecho de que la “relación” fue muy breve.

Señalan también que se pierde toda la etapa de conquista y de espera, en el cual uno se hace fantasías y esperanzas sobre lo que ocurrirá. Dice que es, además, una forma de escapar del rechazo porque en realidad no se conoce profundamente a las personas con quienes se hablaba durante las citas rápidas.

Las citas rápidas fueron creadas por un sacerdote para unir a los miembros de su religión y evitar que se casaran con los pertenecientes a otros grupos religiosos. El éxito fue tan rotundo que se popularizaron en todo el país y en el mundo. Ahora te invitamos a que evalúes las ventajas y desventajas que te hemos presentado sobre esta modalidad original para conocer gente.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar