Solterismo, una nueva forma de discriminación

La discriminación y estigmatización de ciertos grupos sociales persiste en la vida social del hombre desde que éste vive en sociedad. El racismo y el sexismo son dos términos que conforman los ejemplos más comunes de este tipo de reacciones; conceptos que todavía tienen fuerza en algunos sectores sociales.

Parecido a estos conceptos está el solterismo, que busca denominar la estigmatización de los adultos que son solteros. Esta palabra abarca la creación de estereotipos negativos de solteros y su discriminación. Es decir, personas que no están en una relación comprometida sin importar si es por decisión propia, han enviudado o se han divorciado. Estos estereotipos llevan a muchas personas a tener actitudes y reacciones poco amigables con quienes no se ajustan al orden social (la vida en pareja), cayendo en un acto de lo que a partir de ahora conoceremos como solterismo.

La creación de una nueva palabra para describir el acto de discriminación hacia una persona soltera surgió a partir de una serie de estudios realizados por la doctora Bella DePaulo, cuyos resultados demostraron que las percepciones acerca de las personas solteras son sorprendentemente más negativas que aquellas sobre las personas casadas o en una relación estable y comprometida.

ser-discrimado-por-ser-soltero(cc)Amir Kurbanov/Flickr

Los resultados generales fueron que en casi todas las dimensiones analizadas, las personas calificaron a los solteros de una forma más negativa que a los que estaban en una relación.

Sumado a estos resultados, están las conclusiones hechas por Tobias Greitemeyer a partir del análisis no sólo de los pre conceptos sobre los solteros sino también cómo las personas solteras y las que están en una relación se sienten consigo mismos y la vida que llevan.

Para ello, reclutó a un universo compuesto por personas solteras y en pareja, y observó qué tan diferentes son sus personalidades y expectativas de vida. Los resultados generales fueron que en casi todas las dimensiones analizadas, las personas calificaron a los solteros de una forma más negativa que a los que estaban en una relación. Pero en lo que respecta a las diferencias entre ambos grupos, lo curioso fue que hay muy pocas.

¿Cuáles fueron los estereotipos negativos más comunes?

De acuerdo a los resultados propiciados por el estudio de Greitemeyer, las personas solteras usualmente son catalogadas como personas con el autoestima baja; están poco satisfechos con su vida; menos agradable; menos concienzudo; menos atractivo físicamente; más neurótico; menos satisfecho con su vida amorosa; más interesado en cambiar su situación sentimental; más solitario; y menos sociable. Mientras tanto, los matrimonios y las personas en pareja tienen una imagen mucho más positiva, y en general la percepción es que son más felices.

Asimismo, aunque el panorama se vea bastante oscuro, hubo un sólo aspecto en el que las personas solteras fueron vistas de manera más positiva: en general, son consideradas como seres que están más abiertos a nuevas experiencias.

Ahora bien, ¿cuáles son las verdaderas similitudes y diferencias que existen entre ambos grupos de personas?

Para averiguarlo, se siguieron tres procedimientos: primero, los solteros y en pareja se calificaron a sí mismos en las mismas escalas que utilizaron para calificar a otros perfiles, describiendo su autoestima, satisfacción con su vida, y más. Segundo, los investigadores calificaron las impresiones de cada una de las características de las personas, sin saber si se trataba de alguien soltero o en pareja. Finalmente, los participantes pasaron un tiempo interactuando entre ellos y después debieron calificarse mutuamente en las características de interés, también sin saber si la otra persona era soltera o en pareja.

solteros-juzgados(cc)mark sebastian/Flickr

El desafío es comprender que se trata tan sólo de perspectivas diferentes, basadas en los diferentes contextos en los que se ha crecido y aprender a que la elección de vida de cada uno es absolutamente personal.

Los resultados fueron reveladores. Ambos tipos de personas (solteras y en pareja) tienen grandes similitudes en lo que respecta al autoestima, satisfacción de vida, agradabilidad,  escrupulosidad, atractivo físico, y sociabilidad.

En cuanto a las diferencias, las personas solteras demostraron un grado menor de satisfacción con su estado sentimental actual y mayor interés en que éste cambiara, sintiéndose un poco más solitarias. Sin embargo, este resultado no sorprende, puesto que a nivel general los solteros están más dispuestos a cambiar su estado que aquellas personas que están en una pareja estable.

En conclusión, la visión negativa que existe sobre las personas solteras está basada en prejuicios y estereotipos que se han creado a través del tiempo en una sociedad en la que el modelo a seguir es el del matrimonio.

El desafío es comprender que se trata tan sólo de perspectivas diferentes, basadas en los diferentes contextos en los que se ha crecido y aprender a que la elección de vida de cada uno es absolutamente personal, y está en cada uno optar por lo que cree mejor para su vida.

¿Qué piensas sobre este tema? Si prefieres una vida de soltería, ¿alguna vez te sentiste juzgado por tu elección? Cuéntanos en los comentarios.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar