¿Sobre qué hablamos en la primera cita? Qué callar?

Una primera cita es un momento muy especial entre un hombre y una mujer. Ambos esperan que todo salga bien porque así como su éxito puede marcar el comienzo de una perfecta relación, su fracaso puede  condenarla al desastre. En esta nota te explicaremos qué es lo que nunca debes decir en la primera cita, para lograr el éxito del encuentro y conseguir coordinar una segunda salida.

Ni matrimonio, ni ex

En principio, lo más importante para definir sobre que hablamos en la primera cita, es no mencionar el tema del matrimonio por nada del mundo. Si lo de ustedes fue amor a primera vista y crees que con esa persona puedes formar una familia, ya tendrás tiempo para decírselo en un futuro, pero no el día en el que recién se están conociendo. Tampoco es bueno hablar de la ex pareja. Puedes mencionarla brevemente si sale a colación en el tema del que están hablando, pero no le dediques un largo tiempo a referirte a ella, y menos aún si va a ser para alabarla. Es claro que todos tenemos un pasado amoroso, pero durante la primera cita es mejor mantenerlo guardado. Dentro de la misma línea está el hecho de comparar esa cita con otras ¡esto nunca debes hacerlo! sobre todo si resulta en una crítica hacia el momento que están viviendo juntos. Lo único que harás es generar presión sobre tu compañera y crear un momento incómodo. Hay muchas reglas que puedes romper en una primera cita, pero esta no es una de ellas. Por otro lado, nunca empieces tus frases diciendo “mi psicólogo/ mi terapeuta/ mi madre/ mi amigo dice que…” La cita es entre tu y una hermosa señorita, por lo que no traigas a la mesa a invitados fantasmales. Además, debes mostrarle que eres capaz de tener tus propios juicios sobre la vida y sobre ti mismo.

Démosle espacio a nuestra cita para hablar

Tampoco es bueno irse al otro extremo y hablar de ti mismo todo el tiempo, de lo que piensas respecto a todo, de lo que te gusta hacer y no hacer, etc. Deja también que la otra persona sume su voz a la conversación y que hasta cambie de tema si así lo desea, aunque dejes de ser el centro de atención por unos minutos. Debes hacerle sentir que te interesa y que te importa lo que tiene para decir. Escucha con atención y haz preguntas en función de lo que te cuenta, de esa forma le harás sentirse importante y apreciado. Pero cuidado con lo que preguntas, porque si bien debes interesarte por ella y por su vida, nunca debes indagar sobre cuestiones privadas o muy personales, como con cuántas parejas tuvo sexo, qué tipo de cosas le gustan en la intimidad del dormitorio, etc.Para saber esto necesitas tener mucha más confianza.

de-que-hablar-cuando-conocemos-a-alguien(cc)Boris SV/Flickr

Otra información sensible sobre la que tampoco es bueno indagar en la primera cita son cuestiones de salud, finanzas, conflictos familiares o hábitos inusuales. Tampoco es buena idea que tu menciones alguno de estos temas. Después de todo hay muchas otras cosas sobre las que hablar.

Evitemos las críticas

 Recuerda que la primera cita tiene por objetivo cortejar a la persona, por lo que nunca le digas que no te gusta su atuendo o que te da nauseas su perfume. Sólo conseguirás ofenderla. Pero si te parece muy espantosa su ropa o maquillaje, tampoco es cuestión de que mientas porque en un futuro, si se consolidan como pareja, no podrás sincerarte. En esos casos limítate a no hacer comentarios directos al respecto, puedes decir cosas como “te ves muy bien”, sin especificar un detalle en particular. En este punto es importante señalar que no es aconsejable mentir para nada, sobre todo si esperas llegar a formar algo serio con esa persona. Las mentiras sólo complican las relaciones y pueden llevar a su derrumbe una vez descubiertas. A su vez, hay ciertos temas sobre los cuales es mejor no ahondar, sobre todo si no sabes si ella comparte tu punto de vista o no. Nos referimos a la política y a la religión, dos áreas que suelen llevar a fuertes discusiones si las opiniones son encontradas.

Finalmente, si has conseguido evitar mencionar todas estas cosas y la cita se ha desarrollado con éxito, recuerda llevarla así hasta el final. Con esto queremos decir que al despedirte nunca te muestres disconforme con la salida, ni señales que sientes emociones encontradas luego de haberle conocido mejor. Esto sólo puede condenar al fracaso a una relación que tal vez tenga futuro. Es mejor despedirte con una sonrisa y luego meditar respecto a lo que viviste, y preguntarte con calma si deseas seguir adelante con ella o no. No te sabotees sólo por impulsividad.

Acerca del autor

Dejar un comentario

captcha