Que te rompan el corazón duele tanto como una quemadura

El estudio de la Universidad de California, Estados Unidos, asegura que cuando se tiene un corazón destrozado por un divorcio, un desamor, una ruptura o un rechazo, esto provoca desequilibrio en los centros de dolor del cerebro, de igual manera que lo hace una herida física real. A su vez, sostiene que el sexo femenino es quien tiene mayor predisposición orgánica y genética a sufrir trastornos de ánimo, así como más disposición a sentir físicamente los efectos de un corazón herido.

Las conclusiones de este estudio son sorprendentes porque confirman también que hay una fuerte conexión entre cuerpo y mente a través de las emociones. Es así que la depresión por la perdida de un amor altera ciertas funciones del cerebro que hacen que el cuerpo reaccione de cierta manera.

Algunos síntomas físicos que pueden reconocerse luego de una ruptura amorosa son: cansancio, problemas digestivos, mareos, contracturas, dolor de cabeza o espalda, sensación de falta de aire, sudoración, ansiedad, hipertensión y estrés post-traumático.

Por otro lado, en un estudio publicado en la revista Proceedings of the National Academy of Sciences se menciona que una ruptura genera “inflamación corporal”. Casualmente, y en concordancia con la otra investigación, la palabra inflamación, que implica una respuesta del sistema inmunológico a invasores extraños (como virus y bacterias) y a lesiones sistémicas, viene del latín inflammare, que significa encender fuego.

Cuando se está enamorado la producción de serotonina, dopamina y endorfina aumenta, generando felicidad. Los estudios comprueban que lo contrario ocurre cuando hay una desilusión amorosa, lo que produce estados de desánimo, tristeza y hasta depresión. Todo esto suele quitar el sueño, el hambre y el deseo de hacer actividad física o de salir.

Superar la ruptura

Ahora la pregunta a responder es ¿cómo evitar este malestar? Los consejos de los especialistas son: distraerte con alguna tarea, pensar en alguien que te gusta, creer que pasa por algo e imaginar que sirve como una experiencia. La idea es conseguir que tus emociones, y por ende tu organismo, no esté mucho tiempo alterado; si han pasado tres meses y no has podido superar la ruptura, es hora de que consigas ayuda profesional antes de dañar tu salud gravemente.

Otros consejos para conseguir que las emociones negativas afecten tu vida son tomar conciencia de que los sentimientos de dolor son parte del ser humano y que todos deben atravesar por ellos. Entonces no te victimices, ni te creas el más sufrido del mundo porque eso sólo empeorará tu estado de ánimo y de salud.

Finalmente, una buena terapia también es conversar al respecto. Quedarse callado y tragarse todo lo que se siente genera podredumbre interior y roba la luz personal de cada uno. Además, dialogar ayuda a buscar soluciones, a procesar lo ocurrido y a dejar ir el sentimiento de dolor.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar