¿Por qué tener sexo en la primera cita no debería ser un problema?

Última modificación: Por

La cuestión es la siguiente: la cita salió mucho mejor de la que esperabas. De hecho, la persona que permaneció frente a ti se mostró encantadora en todo momento. Para mejor, la conversación nunca dejó de ser agradable y bien fluida.

Pero ahora te encuentras en una disyuntiva. Es indudable que existe una atracción, pero temes que las cosas no salgan bien si aceptas tener relaciones íntimas con esa persona. ¿Por qué? Porque existe la creencia de que si eso sucede, todo se irá por la borda.

Bien, esto se trata de una creencia popular que cada vez pierda más fuerza. El tener sexo o no después de una primera cita, no necesariamente tiene que ser señal de que la relación no florecerá. De hecho, eso dependerá mucho del empeño de las dos personas.

Si todavía tienes tus dudas, acá te hablamos por qué no hay que ver con malos ojos el tener sexo  después de un primer encuentro. Recuerda, al final, serás tú quien decida qué será lo mejor.

¿Por qué tener sexo después de la primera cita no es tan malo después de todo?

Imagen de Mahrael Boutros en Pexels.com

Tanto hombres como mujeres, se han encontrado en la situación en la que piensan seriamente que tener sexo después de una primera cita representa una pérdida importante de probabilidades de tener una relación seria.

Este prejuicio social forma parte de una conducta aprendida que se ha compartido de generación en generación, especialmente entre las mujeres. ¿Por qué? Porque, al parecer, el objetivo primordial es lograr el compromiso.

Sin embargo, se han realizado estudios que han ayudado a confirmar que en realidad no existen demasiadas diferencias entre las parejas que han o no han tenido sexo después de la primera cita. Es decir, no importa cómo haya comenzado la relación, lo único que realmente definirá si ambas personas estarán o no juntas, será el nivel de compromiso que desarrollen.

Entonces, ¿qué hay que tomar en cuenta?

Imagen de Katie Salermo en Pexels.com

Como ya hemos dicho anteriormente, la verdadera clave para que las cosas marchen sin problema, es el comunicarse correctamente. Decir lo que sientes con claridad y sinceridad, evitará que la otra persona interprete señales que no están.

Si bien existen desventajas de tener sexo en la primera cita, también es válido señalar algunos beneficios que deberías considerar:

-Si realmente estás interesado/a, y si crees que la química es innegable, no debes sentir la obligación de seguir reglas sociales sólo por quedar bien. Lo que importa es que puedas hablar de lo que sientes con sinceridad y libertad.

-¡Comunícate!: sí, ya lo hemos dicho anteriormente, pero se supone que es un paso que podrá ahorrarte muchas situaciones. Por ejemplo, si sólo quieres algo informal, sin demasiado compromiso, dilo. Si la otra persona no está interesada, te lo comunicará. Al final, se trata de que somos personas adultas y que tenemos la responsabilidad de asumir las consecuencias de nuestros actos.

-¿Qué hay de malo con tener sexo? La intimidad nos hace sentir deseados y entusiastas. Si hay atracción y consentimiento, no hay ningún problema.

-El que las cosas se desemboquen en relaciones sexuales, es un indicativo de cada vez más se está abierto a la idea de disfrutar el momento y de dejar que la espontaneidad se abra paso en las relaciones. Es un cambio interesante.

Pero, ¿cuándo no?

Imagen de freestocks en Pexels.com

Ya dejamos en claro que tener relaciones íntimas en la primera cita es, además de placentero, algo que no necesariamente debe comprometer la seriedad de una relación. Las dinámicas siempre son diferentes y diversas. No obstante, se hace necesario puntualizar cuándo no tener intimidad.

-Las cosas pueden salir mal en caso de que sientes incomodidad o si has estado bebiendo. El alcohol es un gran recurso para sentirnos un poco más relajados, pero si no lo controlamos la situación se puede volver incómoda.

Por otro lado, ¿no estás tranquilo o hay algo que no te termina de convencer? Pues, es mejor que rechaces la oferta de tener relaciones. Un mejor final para la cita sería estar en casa y Netflix, antes que un escenario en el que no quieres estar.

Como todo es cuestión de probabilidades, el sexo en la primera cita podría ser malo. A pesar de la atracción y la química, es probable que la primera noche juntos pasen más tiempo averiguando qué es lo que le gusta el otro, que realmente disfrutando el momento. Eso es normal porque la intimidad requiere de conocimiento y también de interactuar más con el otro. Un poco de práctica no está mal.

Al final, el tener relaciones o no dependerá de lo que creas es conveniente para ti, por lo que no debe ser una decisión que debas tomar por cuestiones de presión social o moral. Como adultos, tenemos que darnos la libertad de sopesar lo que realmente queremos y cuándo. Eso sí: haz lo que te haga sentir bien sin lastimar ni herir a otros.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar