París: la ciudad del amor… online

Última modificación: Por

paris la ciudad del amorParís siempre fue caracterizada como la ciudad del amor. Se piensa que su arquitectura, diseño y decoración crea un clima mágico e ideal para el amor, sin embargo esto no parece ser tan cierto. Rita, una oriunda de las islas Canarias que se mudó recientemente a esta ciudad francesa, comentó al diario argentino La Nación que los franceses “en las fiestas no te miran. En el metro, tampoco”.

El romanticismo de esta ciudad parece estar presente sólo para quienes la visitan con una pareja, no para quienes conseguir el amor en ella. Es que la vida de los parisinos está desbordada de trabajo y amigos, por lo que tienen poco tiempo para relaciones de pareja. Además, los hombres no suelen tomar la iniciativa, salvo después de varias copas; y las mujeres gustan de llenarse de actividades, de esa forma se debaten constantemente entre la independencia y la pareja.

Con ese panorama, la posibilidad de cruzar con tu príncipe azul algún puente del río Sena y colgar en el un candadito para jurarse amor eterno, parece ser un cuento de hadas difícil de cumplir. Por suerte existe una solución para todo.

Cómo buscar el amor en la ciudad del amor?

En este caso, quien viene a rescatar a los parisinos de la desesperantes soledad es Internet. “Nunca pensé en buscar por Internet. Pero un día me cansé”, contó la morocha de 29 años. Es que los hombres parisinos parecen tener muy poca iniciativa cuando de mujeres se trata, entonces no hay otro remedio que dar el primer paso, aunque sea vía on-line.

Rita siguió el consejo de sus amigos y se creó un perfil en un sitio de citas de Internet. Puso una foto de ella con un trago en la mano, pero desconfiando un poco del sistema decidió colocarse un nombre falso. Sorprendente, a los pocos días, más de cien hombres habían consultado su perfil y 30 le pidieron conectarse con ella.

De hecho, debido a la vertiginosa vida que se vive en París, el habiente es propicio para la utilización de los sitios de citas on-line, donde se puede entrar en contacto con otros de manera rápida, cómoda y sin hacer contacto directo. De hecho, la socióloga Marie Bergström, explica que “el anonimato y la ausencia del cara a cara son vividos como factores que suprimen el riesgo de lo ridículo y crean un espacio más propicio para la seducción porque hay menos en juego”.

La ciudad de las luces tiene un ritmo vertiginoso, todo va rápido y es intenso, por eso es difícil encontrar el amor. A esto se suma que la gente no suele salirse de su grupo de amigos y que no se toma el tiempo para establecer relaciones diferentes. Internet es entonces el salvavidas de muchos jóvenes de entre 25 y 35 años que no quieren estar solos.

La prueba de que este sistema es muy utilizado por los parisinos, y los franceses en general, es que el sector mueve 250 millones de euros (338 millones de dólares). Esta cifra no sorprende si se considera que, según una encuesta realizada por el Instituto Francés de Opinión Pública (IFOP) en 2012, uno de cada cuatro franceses dice haberse inscrito en al menos un sitio de citas en Internet; y el 40% confiesa que los utilizó cuando estaba soltero.

Ante la creciente demanda, estos sitios de multiplican día a día. Actualmente llegan a dos mil y algunos son especializados, los hay para quienes buscan perfiles “de alto nivel”, para católicos o musulmanes, y varios para la comunidad homosexual.

Pero sin dudas el portal más original es el llamado adopteunmec.com. El mismo reconstruye la dinámica de un supermercado, donde las mujeres pueden escoger cuáles son los hombres (productos) que quieren agregar a su carrito. Ellos pagan 30 euros por mes y sólo pueden chatear con una dama cuando ella lo decide (lo compra). La “adopción” puede ser por una noche, por varios días o, en el mejor de los casos, para siempre. La página llego recientemente a Argentina bajo el nombre adoptaunchico.com.ar y, a diferencia de su versión francesa, es gratuita para ambos sexos. Además, tiene presencia en otros puntos del globo.

Esta original opción para relacionarse amorosamente en París nació en 2008, y cuenta con 7 millones de miembros y 500.000 perfiles activos. Toda una fuente de vínculos al alcance de un clic, sin embargo su gerenta de márketing dice que las francesas tampoco son muy activas a la hora de tomar la iniciativa. “Las brasileñas ponen a los hombres directamente en el carrito. Los buscan, los eligen y los reservan. Están en la acción. Las francesas, no tanto. Es interesante observar los diferentes comportamientos según el país”, explica.

Una historia de vida

Matthieu es de otra ciudad de Francia, Lille, y vive en París desde hace once años. Cuando terminó su relación de tres años con su novia decidió inscribirse en Meetic France, una página pionera en las citas on-line que tiene diez años de antigüedad y cuyo servicio cuesta 35 euros al mes.

La depresión post ruptura le impedía a Matthieu tener ánimos para salir de noche a conocer chicas, además su autoestima había caído y en su círculo más cercano no había ninguna mujer disponible que le interesara (de hecho había muy pocas y casi todas tenían novio).

Descubrir las citas en Internet fue su salvación. “Tenés que venderte, lo que te obliga a revalorizarte, y eso te permite tener más confianza en vos. Y además podés encarar de manera más liviana. Es un acelerador de encuentros”, responde cuando se le pregunta sobre las ventajas del sistema.

Este joven francés tuvo su final feliz y es un ejemplo para miles de parisinos que aún buscan el amor. En Meetic conoció a Louise, quien sorprendentemente vivía a dos cuadras de su casa y era amiga de su mejor amiga. El vértigo de la ciudad les impidió el encuentro, pero Internet logró unirlos de todas formas.

Por suerte Rita también lo tuvo. Si bien el primer chico con quien salió no fue de su agrado, el segundo sí. Hace tiempo que viven juntos. Lamentablemente, en su familia no quiere que cuenten como se conocieron y los pocos que saben la historia le preguntan: “¿Tan desesperada estabas?”. Ella les tiene paciencia porque entiende que no saben que los sitios de citas on-line son el único canal para quienes quieren encontrarse con su media naranja en una ciudad donde el romance flotando en las calles es un mito.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar