Miles de personas usan los sitios de citas para “romances piratas”

Los sitios de citas son una herramienta muy útil para quienes quieren buscar una pareja estable, pero también resultaron ser de gran beneficio para aquellos que desea tener “romances piratas”. Con esto nos referimos a los infieles (tanto hombres como mujeres) que  a través del mundo virtual se camuflan para tener sexo casual o citas extra matrimoniales. 

Es importante saber que Internet ha hecho la vida mucho más fácil a los infieles, al ponerlos en contacto de manera directa y poco evidente con otras personas que también buscan desde flirtear hasta sexo sin ataduras a pesar de estar en pareja o casadas.

Los sitios de citas, el chat y las redes sociales son los escenarios favoritos de los tramposos. Pero más que nada eligen afiliarse a páginas web específica para ellos y que facilitan aún más la tarea de la infidelidad.

“Romances piratas” vs Amor Real

La infidelidad es tan vieja como el compromiso, y desde años inmemoriales se han hecho la guerra la una a la otra. Con la llegada de Internet, ambas se han visto beneficiadas por igual y se han vuelto más sofisticadas.

Tanto el amor como el engaño han aparecido como negocios rentable ante los ojos de los manager de sitios web, que han creado páginas específicas para cada interés. A pesar de las constantes críticas, Ashley Madison, Second Love, Romance Secreto, Gleeden o Victoria Milan ofrecen constantemente la posibilidad de tener una aventura pasajera sin dejar rastros.

El secreto esta en la rapidez de contacto y en la confidencialidad, para horror de la media naranja engañada que posiblemente nunca descubra la infidelidad.

Las páginas de bienvenida de estos sitios para “piratas” suelen ofrecer un “romance secreto”, un “desliz confidencial”, una “aventura discreta”, una “cita clandestina” o un “paréntesis infiel”. Y tienden a definir a sus clientes como “personas insatisfechas con su relación de pareja”.

amor-y-fidelidad

Un ejemplo concreto es el portal Romance Secreto, que dice: “Aceptamos que existe un porcentaje de personas que no está satisfecho con su relación actual y al que le gustaría recibir atención extra fuera de ella”.

Otro caso es Second Love, que manifiesta: “Sabes que no quieres un cambio radical en tu vida, pero sí necesitas algo nuevo, diferente y sólo para ti. Rompe con tu rutina y haz algo atrevido”. Al respecto, la vocera del portal, Carla Couto, explicó a la agencia de noticias EFE que una gran parte de los usuarios de este tipo de páginas buscan sexo sin compromiso, “una aventura ocasional” y no cambiar de pareja definitivamente.

Pero ¿Quiénes son los que principalmente utilizan los sitios de citas para la infidelidad? Couto sostiene que el perfil básico se conforma de varones y mujeres de entre 31 y 40 años de clase media alta, con estudios superiores y, en muchos casos, con hijos. A esto agregó que son heterosexuales que llevan casados o conviviendo en pareja entre uno y cinco años.

La clave está es la confidencialidad

Sin duda el pilar fundamental que lleva a que los infieles utilicen la red para salir de trampa, es la confidencialidad. Generalmente no emplean su nombre real y, si el sitio es exclusivo para “piratas”, la navegación no deja rastros en el historial.

El objetivo es buscar solteros y solteras dispuestos a una simple aventura, o gente con compromisos pero que también necesite un “escape de la rutina”. De hecho, el hecho de contactar con personas que no quieran estar sentimentalmente comprometidas es uno de los aspectos más valorados por los usuarios.

Para Cuoto, el boom de este tipo de servicio se debe a que nunca antes nadie lo había satisfecho. “Había una laguna”, explica, pero ahora esta actividad se volvió un modelo de negocio rentable al descubrir a estas miles de personas que quieren vivir aventuras extra conyugales.

pareja-e-infidelidad(CC)Tamara Álvarez/Flickr

La infidelidad es tan vieja como el compromiso, y desde años inmemoriales se han hecho la guerra la una a la otra. Con la llegada de Internet, ambas se han visto beneficiadas por igual y se han vuelto más sofisticadas.

Argentina: un ejemplo concreto

Para comprender el alcance de estos servicios basta con posar los ojos sobre un país o región, en este caso es sobre Argentina. Allí causó un gran revuelo la aparición del sitio web The Ohhtel, que fue pensado para que mujeres y hombres casados busquen una relación extra conyugal sin compromisos ulteriores.

Las estadísticas que maneja este sitio son alarmantes, sobre todo para los defensores de la fidelidad. Según se reveló, el 87% de los inscritos nunca pidió el divorcio y el 81% tiene hijos con su pareja estable.

Respecto a la edad, los números varían con lo dicho por la vocera de Second Love. En este caso, los hombres tienen en su mayoría 40 años, pero las mujeres rondan los 33.

Sin duda, los expertos en tecnología han sabido explotar una nueva necesidad social y volverla un negocio lucrativo, más allá de las consecuencias que puede generar de la infidelidad en una pareja.

Más información:

Iprofesional

Acerca del autor

Dejar un comentario

captcha