Miedo a la soledad: la imposibilidad de estar sin pareja

Seguramente tienes algún amigo/a que constantemente está en pareja y que, apenas rompe, siempre consigue alguien nuevo con quien salir. También puede ser que tu te sientas identificado con la situación que hemos descrito. Pues te contamos que, seguramente, esa persona (o tu mismo) debe tener miedo a la soledad, lo cual le impide poder pasar periodos solo/a. Este hábito, lejos de ser algo normal y saludable, tiene serías consecuencias y en esta nota te contamos cuáles son. Además, te enseñamos qué lo causa y cómo se supera.

Qué causa el miedo a la soledad?

El miedo a la soledad, según los especialistas en psicología, se llama anuptofobiay sería la principal causa de que alguien no pueda estar sin pareja ni siquiera por breves periodos de tiempo.

Según los expertos, este temor suele aparecer en personas que han iniciado relaciones desde muy jóvenes. En estos casos, cuando se llega a una cierta edad y se rompe esa relación, se suele sentir una profunda angustia. El problema está en que se atraviesa por  una situación nueva y desconocida. Se teme depender sólo de uno mismo y enfrentarse a los propios pensamientos, de allí nace el impulso de tener que buscar constantemente pareja.

Es verdad que hay situaciones donde casualmente una ruptura coincide con el descubrimiento de un nuevo amor, pero estas son las menos comunes. Puede suceder que el remplazo del viejo amor por uno nuevo se de porque se ha encontrado a la persona adecuada, pero es más probable que esa sustitución automática se deba al temor de estar solo/a.

Otra de las causas que genera este comportamiento es la influencia del entorno social. Según los especialistas, hay personas muy influenciables por el entorno y si se encuentran dentro de una familia y/o grupo de amigos donde todos están en pareja, lo más probable es que no pueda afrontar el desafío de estar soltero/a.

amor-y-soledad(CC)Kristen Ortwerth-Jewell/Flickr

Es verdad que hay situaciones donde casualmente una ruptura coincide con el descubrimiento de un nuevo amor, pero estas son las menos comunes.

Consecuencias

A medida que pasa el tiempo y la persona sigue enlazando una relación tras otra sólo por miedo a estar solo, se genera una dependencia crónica a los demás. De esta forma, sucede que se utiliza a los otros como objetos y que en realidad no se siente nada por ellos. El único objetivo al estar con alguien sería una satisfacción personal.

Por otro lado, las personas que sufren esta patología tienden a preferir las relaciones pasajeras y suelen cortar con aquellas parejas que quieren formalizar. Esto se debe a la dificultad de abrir el corazón para vincularlo a una sola persona para siempre por temor a que esta nos deje solo/a y, al estar más implicados, se haga más difícil olvidarla.

Además, este comportamiento sumerge en una espiral de baja autoestima e inseguridad que lleva a querer llenar el vacío que se experimenta relacionándose con personas por las que en verdad no sentimos nada.

Estadísticas

Un estudio publicado en The Journal of Personality and Social Psychology reveló que por no estar sola la gente es capaz de hacer cualquier cosa. Entre las acciones más comunes se encuentran: conformarse con parejas mucho menos deseables de las que deberían tener, tolerar conductas que de otra forma no tolerarían, permanecer en relaciones dañinas porque dicen que es mejor tener a alguien que a nadie o darle prioridad a estar en una relación por encima de la calidad de la relación, permaneciendo en relaciones menos satisfactorias y con parejas menos afectuosas y atractivas.

A su vez, los participantes del estudio fueron consultados sobre cuál es el principal miedo que impulsa esta conducta más allá del temor a la soledad. Las respuestas fueron el miedo a envejecer solos, a nunca tener hijos o familia, a que los demás los juzguen negativamente por su situación amorosa o a volverse eternos solteros / as. Otros manifestaron que siente  que no valen nada si están solos y que por eso una relación, por horrible que sea, es mejor que ninguna.

soledad-y-pareja(CC)Rev.Xanatos Satanicos Bombasticos/Flickr

Por otro lado, las personas que sufren esta patología tienden a preferir las relaciones pasajeras y suelen cortar con aquellas parejas que quieren formalizar.

La solución

La clave está en relajarse y aprender a vivir cada experiencia en su momento, ya el destino nos juntará con la persona indicada. Si uno se desespera por encontrar a la pareja ideal, el presente le pasará por delante de los ojos sin que en verdad sea disfrutado.

Además, el tiempo de soltería es ideal para poder hacer todas aquellas cosas que la vida en pareja dificulta realizar, como ser talleres, actividades deportivas, salidas, etc. Por otro lado, es un momento para un encuentro personal.

Claro está, que el auto control para no salir corriendo a buscar una nueva pareja y la evaluación de los beneficios que trae la soltería sólo sirve para quien no tiene una trastorno crónico. En los casos más graves es necesario recurrir a especialistas, quienes mediante diversas técnicas conseguirán eliminar el temor a la soledad y enseñarnos a disfrutar la compañía del propio yo.

Más información:

imujer.com

voces.huffingtonpost.com

bekiapareja.com

Acerca del autor

Comentarios

  1. Nefftali Cara Responder

Dejar un comentario

captcha