Los recuerdos sobre tu relación podrían estar equivocados

Superar un desamor o una relación que se acaba de terminar no es tarea sencilla, y con frecuencia viene acompañada de llanto, muchos pañuelos descartables y grandes cantidades de helado o -en su defecto- chocolates.

Pero toda la angustia que sentimos por haber perdido a la persona amada puede estar basándose en un recuerdo un tanto decorado de lo que la relación fue en realidad. Es decir, es posible que tengamos los recuerdos distorsionados.

¡Momento! ¿Cómo es esto posible? Es probable que en el período de duelo de la relación, pienses: “todos los recuerdos que tengo de mi relación son hermosos y por eso no entiendo por qué terminamos”; pero la realidad es que a lo mejor estés opacando aquellas señales que llevaron a la ruptura.

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Illinois se encargó de indagar sobre estas cuestiones a través de hacer el seguimiento de 464 personas de entre 19 y 35 años durante nueve meses.

Durante este tiempo, se les fueron realizando diferentes preguntas respecto a su propia percepción de su estado de relación, ya sea: “saliendo casualmente”, en una “relación seria”, “comprometido”, o en una “ruptura”. También se les consultó el nivel de compromiso que cada uno de ellos tenía con su pareja, lo cual lleva implícito sus deseos -o no- de casarse. De esa manera, se podría analizar la evolución de las respuestas de los sujetos a lo largo del tiempo.

En el análisis de las respuestas, los investigadores fueron comparando las contestaciones actuales con las que recordaban y las dividieron en tres grupos distintos: los avanzados, integrados por las personas que evolucionaron hacia un mayor compromiso con su pareja; los mantenedores, que son quienes pudieron haber estado en una relación casual al inicio y final del estudio; y los regresores, que han pasado de estar en una relación comprometida a una casual o bien han terminado la relación.

El profesor de la Universidad, Brian G. Ogolsky explicó que las “parejas que profundizaron su compromiso recordaban la historia de su relación de manera casi perfecta”. Y agregó que “los gráficos de este grupo eran realmente interesantes, porque la trama de la recolección final del estudio se ubicaba justo encima de que habíamos graficado con los ingresos de datos mensuales”.

recuerdos-sobre tu-relación(cc)Daniel Horacio Agostini/Flikr

Los mantenedores, por su parte, se crearon un espacio para crecer y recordaron el pasado reciente mejor de lo que habían reportado que era.

Los mantenedores, por su parte, se crearon un espacio para crecer y recordaron el pasado reciente mejor de lo que habían reportado que era. “Si vieron el mantenimiento de la relación como estancamiento, esa es una manera de identificar una brecha cognitiva. Les permite sentir que su relación se está desarrollando en algún aspecto, que están haciendo un progreso”, comenta Ogolsky.

Finalmente, el grupo de los regresores fue el más interesante. No sólo no supieron ver que la relación no tenía futuro, sino que sus recuerdos sobre lo que fue no son muy acertados. De acuerdo a los análisis de las respuestas, la historia que las personas fueron reportando durante los nueve meses del estudio mostraban señales de que las posibilidades de un matrimonio iba en picada. Sin embargo, según los recuerdos de sujetos, había índices muy claros de que todo había estado yendo por buen camino.

Brian explica que este fenómeno puede darse porque las personas “sienten que están haciendo un progreso con su pareja. Y si no lo están haciendo, o si la relación tiene problemas, lo más probable es que tengan recuerdos distorsionados que le ayuden a convencerse o sentir que están avanzando, porque necesitan una justificación psicológica para permanecer en la relación”.

Es decir, las personas que están en una relación que inevitablemente termina, buscan tratar de recordar los hechos de manera diferente, simplemente para evitar la decepción, por el miedo a estar solo, y porque no tienen la necesidad de recordar todo de manera perfecta como quienes pasan a tener una relación más comprometida.

Claro que este tipo de procesos son diferentes en cada persona y depende de la personalidad de uno, y no siempre el desenlace es tan taxativo como este estudio, pero nos hace replantearnos el modo en el que miramos hacia nuestro pasado amoroso.

¿Qué piensas sobre estos resultados? ¡Cuéntanos en los comentarios!

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar