Los miedos más frecuentes en una pareja

Encontrar a esa persona que nos entiende, ama y respeta no es tan sencillo, pero sin duda es una especie de regalo que tenemos en nuestras vidas. Sin embargo, pueden surgir miedos frecuentes en una pareja que comprometerán la estabilidad de la relación.

Según especialistas, el miedo es una sensación común en el ser humano, especialmente cuando no sabemos cómo enfrentar una situación o cuando salen a flote nuestras inseguridades. Lo cierto es que en cualquier caso, es importante saber realmente cuál es la raíz del problema.

El aprender la clave para sobreponerse a estas sensaciones será esencial para que la pareja pueda consolidarse y seguir unida. Para ello, ahondaremos con profundidad algunos de los temores más comunes en una relación.

Los miedos más frecuentes que toda pareja debe enfrentar

1. A demostrar nuestros verdaderos sentimientos

Imagen de FreePhotos en Pexels.com

A medida que avanza la relación es natural que surjan sentimientos cada vez más profundos, por lo es posible que nazca el temor sobre confesarnos o no con la persona con la que nos encontramos.

Si bien existen muchas maneras de demostrar nuestro afecto, y las cuales tienen una gran validez e importancia en la pareja, decirlo de manera expresa también es importante y necesario.

Por ello, a pesar del temor al rechazo del otro, es vital que seamos abiertos y sinceros con lo que sentimos, siempre y cuando respetamos el espacio de nuestro compañero/a.

2. Temor al compromiso

Esta es una situación que se da generalmente al inicio de una relación. Cuando se siente que la conexión que se tiene con la otra persona es cada vez más fuerte, puede ser el escenario perfecto para que el temor se haga a la orden del día.

Por otro lado, el miedo al compromiso también puede manifestarse cuando la relación se encuentra en la disyuntiva del matrimonio. De hecho, uno puede demostrar más interés que el otro, lo que puede provocar una situación verdaderamente incómoda y dolorosa.

En cualquier caso, lo ideal es que aprendamos a comunicarnos correctamente, que seamos capaces de expresar nuestros sentimientos de la mejor manera posible y encontrar el punto medio para la pareja.

3. Miedo a la rutina

Imagen de FreePhotos en Pixabay.com

Los primeros meses de una pareja pueden ser realmente emocionantes, principalmente porque estamos conociéndonos cada vez más. Cada detalle, cada gesto cobra un gran valor para nosotros, lo que nos mantiene siempre fascinados.

Cuando la relación ya se ha establecido, es usual que se establezca una rutina. Sin embargo, esta puede volverse potencialmente peligrosa si no se dan espacios para las sorpresas o situaciones espontáneas.

Hay que hacer lo posible por darle sazón a la relación y cada acción cuenta. ¡Es momento ser más creativos!

4. A terminar la relación

Hay situaciones que pueden desencadenar el término de una relación y el proceso en sí puede ser complejo para los dos. El imaginarse un escenario como ese, genera estrés y ansiedad, sobre todo porque no sabemos realmente qué pasará.

Aunque es un hecho que puede suceder en cualquier momento, es vital concentrarse en el presente y vivir al máximo con la pareja. Hay que aprovechar cada instante.

5. A no tener espacio para nosotros mismos

Imagen de Vera Arsic en Pexels.com

Cuando comenzamos la relación queremos hacer todo con la otra persona y compartir todo el tiempo posible. Sin embargo, de perpetuarse ese comportamiento, es seguro que alguno se sienta agobiado por el otro.

Estar con alguien no implica que debamos renunciar a nuestros gustos, amigos o los espacios en donde nos sentimos cómodos. Al final, hay que tener muy presente que cada quien es un individuo que necesita expresarse por su cuenta.

6. Miedo a los problemas

Hay que ser sinceros, las cosas no siempre serán de color rosa. En algún punto de la relación, tendremos discusiones y problemas que pondrán a prueba el amor, la confianza y la unión entre los dos.

La pareja perfecta no existe y la relación perfecta tampoco, por lo tanto, los problemas hay que tomarlos como situaciones que son usuales y que a veces son de gran ayuda porque permiten que tanto la persona como la relación se vuelvan más maduras y sólidas.

7. Enfrentarse a la mentira y al engaño

Imagen de MasimbaTinasheMedondo en Pixabay.com

Como hemos mencionado con anterioridad, una relación está fundamentada principalmente por el amor y por la confianza.

Por ello, cuando se produce una traición o engaño, nos indica que nuestra pareja nos ha mentido y ha roto el voto implícito de confianza que había. En ese tipo de escenarios, es usual que nos sintamos traicionados, heridos y confundidos, haciendo que la relación sea cada vez más difícil de llevar.

Para algunos expertos, se trata de uno de los temores más comunes y frecuentes en la pareja, debido a las experiencias pasadas de las personas. En este caso, es conveniente convertir la comunicación en la vía para hablar los problemas con franqueza.

Por medio de esta, será posible mantener la honestidad en todo momento, sin importar por los problemas que se estén atravesando.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar