Las selfies serían sinónimo de falta de sexo

Última modificación: Por

selfies serían sinónimo de falta de sexoEl descubrimiento de que  las selfies serían sinónimo de falta de sexo fue realizado por el investigador holandés Christyntjes Van Gallagher. El plateo lo realiza en su libro titulado “El rodaje de las dificultades y la soledad”, allí establece una clara relación entre sexo y la nueva moda de auto-tomarse fotografías. La conclusión a la que arriba es que los famosos autorretratos son una llamada de auxilio ante el abandono sexual.

La investigación partió con el objetivo de encontrar una relación entre ser adicto a las selfies y ser egocéntrico. Sin embargo, luego de entrevistar a 800 personas, la hipótesis de su trabajo debió ser modificada tras descubrir que, del total de encuestados, el 83% no poseía una vida sexual activa.

A partir de allí las conexiones prácticamente se fueron armando por si solas y el holandés llegó a una sorprendente conclusión. Quienes participaron del trabajo la explican de la siguiente manera: “Los adictos a las selfies evalúan su nivel de bienestar en la imagen que construyen de sí mismos, utilizando las tecnologías para manipular la imagen real que obtuvieron de sí mismos y así poder vender algo que no existe y sienten ellos, sin entender que la vida no es un Photoshop”.

De hecho, esta moda de auto sacarse fotos nació a partir del deseo de querer mostrarse sensual y deseable. Ahora, gracias a este trabajo de investigación, sabemos que el objetivo más profundo era cubrir una necesidad afectiva que la ausencia de sexo impedía satisfacer.

Por otro lado, lo que también se ha comprobado con este trabajo es que las selfies no siempre cumplen el objetivo para el que son realizadas. Es decir, que la persona no consigue cubrir el vacío de cariño y atención con una simple fotografía.

Las selfies en París

Más allá de esta connotación negativa que estos investigadores adjudican a las selfies, en París se ha iniciado una campaña de comunicación con el objetivo de que las parejas que visitan la ciudad se tomen selfies en los puentes y las compartan en las redes sociales bajo un hashtag pre-establecido, en lugar de colgar el tradicional candado como símbolo de amor.

Esta tradición del candado consiste en cerrar un candado en la baranda del puente (el mismo debe llevar escrito los nombres de los miembros de la pareja o algún otro mensaje)  y posteriormente arrojar la llave al río Sena para simbolizar que el amor entre ambos será eterno.

La medida busca reducir el peso que amenaza las estructuras de los puentes. De hecho,  el Pont des Arts, cerca del Museo del Louvre y una de las pasarelas favoritas de los enamorados, se derrumbó el pasado junio por el peso del metal y tuvo que ser cerrado por un tiempo para la restauración de las rejas y la consolidación de la estructura.

El problema no es el trabajo de reconstrucción que esto implica, sino el hecho de que muchas de esas estructuras son monumentos históricos. Este mensaje es el que busca transmitirse a las parejas mediante etiquetas pegadas en el pavimento junto a los puente, la cuales sugieren la toma de “selfies” y difundirlas con el hashtag #lovewithoutlocks (amor sin candados).

Al respecto, la alcaldía de París dijo que se trata de una primera campaña que busca no sólo explicar que los candados dañan el patrimonio de la ciudad, sino además demostrar que ese elemento no es el ideal para simbolizar el amor, ya que las ataduras no son algo propio de una relación amorosa armónica.

Por otro lado, explicó también que el siguiente paso de la campaña es cambiar las estructuras de los puentes por unas en las que no se pueda colocar candados. Esto es actualmente muy fácil, ya que las rejas laterales de las pasarelas son similares a los alambres romboidales de un gallinero.

Sin embargo, las autoridades saben que será difícil desterrar una moda que rige dese 2008 y a la que nunca antes se opuso resistencia ni en París, ni en ninguna otra ciudad de Europa (si bien los candados de los puntes parisinos son los más famosos, también las parejas los colocan en las pasarelas de Roma y Venecia, y en lugares como la Casa de Julieta en Verona o la estatua de Benvenuto Cellini en Florencia).

¿Un dato curioso? La moda de los candados tiene dos teorías respecto a cómo surgió. Por un lado están quienes dicen que comenzó a raíz de un libro del escritor italiano Federico Moccia titulado “Ho voglia di te” (“Tengo ganas de vos”). En el, los protagonistas cuelgan candados en un punte como prueba de su amor y del fuerte lazo que los une.  Frente a esto, se encuentran los que aseguran que la idea está inspirada en una costumbre de China, que consiste en cerrar un candado en algún poste o valla de los Montes Huang y arrojar posteriormente la llave.

Más información:

lavanguardia.com

es.wikipedia.org

Compartir este artículo

Acerca del autor

Comentarios

  1. Avatar Ivan Responder

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar