Las principales causas de un divorcio

En términos más o menos técnicos, el divorcio se le conoce como la disolución de la unión conyugal que se dio a conocer en el mundo moderno a partir del S.XVIII, aunque según registros, esta institución es tan antigua como el matrimonio.

La llegada del divorcio también afectó la dinámica de las relaciones, así como la percepción de las mismas conforme a la transformación de las sociedades a través del tiempo.

Lo cierto es que se trata de un fenómeno que se ha vuelto muy común en nuestros días, lo que ha provocado el preguntarse cuáles son las causas del mismo. A continuación, indagaremos algunas.

Factores principales que son causas de un divorcio:

Según algunos especialistas y terapeutas indican que existen diferentes tipos de causas:

-Falta de respeto mutuo:

Llega un punto en donde el respeto hacia el otro es completamente inexistente. ¿Qué trae como consecuencia? La falta de apreciación hacia la pareja y la posibilidad de incurrir en una serie de insultos y palabras hirientes las cuales sólo provocará que la grieta que se haya formado entre los dos, se haga más profunda y dolorosa.

-Falta de comunicación:

Mucho se dice que no expresarse es pieza fundamental para que se forme una causa de divorcio. Esto se puede manifestar, fundamentalmente, en dos aspectos: no se conversan los problemas en el momento adecuado o el lenguaje utilizado no es el ideal, provocando que el mensaje no sea correctamente interpretado.

En cualquier caso, la premisa de saber hablar y saber escuchar no se cumple, esto eventualmente se traduce en una frustración cada vez más notable.

-No existe la identidad individual:

Bien, es cierto que el estar en pareja puede ser increíble pero hay que admitir que no es sano cuando nos encontramos en una relación dependiente. En ese punto, se manifestarán comportamientos tóxicos que dañarán al matrimonio.

En este punto, se recomienda respetar siempre la individualidad de la pareja y recordar los gustos, inclinaciones y actividades que se hacían desde la soltería, ya que estos son pequeños espacios que deben resguardarse.

-Persiste la sensación de ahogo:

En cada etapa, se experimenta esa sensación de evolución que resulta emocionante. Sin embargo, cuando eso deja de manifestarse en el matrimonio, puede ser signo de que las cosas no marchan bien.

Sentir ganas de vivir en otro lugar, desear tener otro trabajo o la añoranza de los encuentros con los amigos, pueden ser algunos ejemplos al respecto.

-No se cumplen con las expectativas:

Hoy en día el matrimonio sigue siendo uno de los pasos más importantes en la vida sentimental de una persona, pero el idealizar la convivencia e incluso la intimidad, puede provocar una gran decepción en cuanto a las expectativas personales –las cuales también pueden cambiar con el paso del tiempo-.

-Ya no hay intimidad:

El sexo es un parte importante de la relación y la cual no debe obviarse. Los quehaceres, el trabajo e incluso los hijos pueden afectar la intimidad en la pareja, provocando que disminuyan los encuentros y espacios para la manifestación del deseo y el amor.

De hecho, algunos estudios indican que la falta de intimidad es una de las causas principales de divorcio en el mundo.

Otros signos a señalar:

En este punto, también se pueden nombrar otros factores relevantes:

-Problemas en las finanzas:

Como ya hemos mencionado anteriormente, el dinero en sí puede ser un problema importante para cualquier tipo de relación, incluso al punto de convertirse en una causa de divorcio.

Las deudas, los compromisos o la falta de solvencia económica son motivos suficientes para el surgimiento de discusiones y peleas.

-La pareja es incapaz de resolver los problemas:

Las discusiones y roces son situaciones a las que siempre estaremos expuestos, sin embargo, la clave está en cómo resolver los problemas.

No obstante, si la más mínima conversación termina en un fuerte intercambio de palabras y agresiones de manera constante a través del tiempo, el matrimonio estará listo para terminar.

-Infidelidad:

Se estima que se trata de uno de los motivos principales de divorcio en el mundo. La inclusión de una tercera persona en la relación, independientemente si se establece un vínculo romántico o íntimo, puede ocasionar graves daños en la confianza de la pareja.

-Baja autoestima:

Aunque parezca un poco increíble, la falta de seguridad y confianza en sí mismo también puede repercutir en la relación. ¿De qué manera se manifiesta? Una o ambas personas sienten la necesidad constante aprobación del otro, se crea una relación dependiente y hay dificultades en cuanto al reconocimiento de los errores.

-Personalidades no compatibles:

Parece que no tuviera mucho sentido, pero resulta que cuando empezamos una relación idealizamos las diferencias de la pareja. Lo cierto es que las mismas pueden representar un problema significativo.

Es decir, si una pareja no tiene puntos en común, es muy probable que su unión esté por terminar.

-Falta de compromiso:

El matrimonio requiere de comprensión, paciencia y actitud flexible ante las necesidades de la pareja. Si no hay compromiso y respeto en ambas partes, esto podrá ser causa suficiente para el divorcio.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar