Las parejas felices engordan

Última modificación: Por

Un estudio de la Southern Methodist University de Dallas a confirmado que las parejas felices engordan. Tras cuatro años observando a 160 parejas de casados, llegaron a la confirmación de que los matrimonios felices ganaban kilos, mientras que los infelices aumentaban poco o nada su peso. Por otro lado, los divorciados son los que se encuentran en mejor forma porque buscan dejar atrás todo signo que les recuerde esa relación que fracasó.

Según los investigadores, el aumento de peso ocurre porque los cónyugues de una pareja feliz saben que el otro lo ama tal cual es y por sus características personales, más allá de lo estético. Por esta razón se descuidan un poco con la comida y deciden disfrutar antes que preocuparse por el aumento de peso. Con las parejas infelices y los divorciado ocurre a la inversa porque sienten que deben estar en buena forma para poder encontrar alguien que los haga felices.

Amor y salud

Es lindo saber que el aumento de peso es consecuencia de ser feliz, pero hay que tener presente que esto puede dañar la salud. Engordar no sólo implica tener que renunciar a cierto tipo de ropa, sino que, llevado al extremo, puede generar aumento del colesterol, problemas de presión, diabetes, etc.

La solución es simple: se debe controlar el peso. Está bien no obsesionarse con la dieta y relajarse un poco en lo referente al ejercicio físico, pero nunca es bueno descuidarse completamente. Un buen incentivo para reanudar el gimnasio es que vayas junto con tu pareja, de esa forma se darán mutuo apoyo.

Elegir actividades para hacer juntos donde puedan quemar calorías es muy simple, la lista es larguísima: paseos en bici, carreras en el parque, caminatas por el campo, escalada, equitación, clases de baile, natación, tenis, etc. Pasarán un rato divertido mientras ejercitan su cuerpo y cuidan su salud.

Cuidarse en las comidas es otro punto importante. Está bien que de ves en cuando salgan a cenar o se regalen chocolates, pero reducir la cantidad de veces que eso ocurre no significa que se amen menos. Una buena ensalada y un postre con fruta son tan románticos como una carne con papas y una torta de caramelo. Y si les es difícil dejar de lado completamente la comida grasos y los azúcares, pueden optar por compartir el postre o la porción de frituras.

El factor influencia

Una de las razones que puede llevar a que alguien engorde estando en pareja es el factor influencia. Esto significa que si nuestra media naranja suele comer mucho o ser mur sedentaria, lo más probable es que nos “contagie” y eso nos lleve a un aumento de peso. Puede ocurrir aunque seamos una persona activa porque siempre es más tentador tirarse en un sillón que convencer al otro de hacer deporte.

El típico turismo gastronómico que se suele practicar en pareja es otra razón del aumento de peso. Es común que los enamorados se mimen con miles de golosinas y chocolates, que recorran los restaurantes más románticos de la ciudad probando platos exóticos y que se cocinen mutuamente diversas delicias. Todo eso está muy bien que se haga, sobre todo porque son cosas que de otra forma no se hacen. Pero hay que saber poner un límite.

Más datos

No es la primera vez que los investigadores y científicos arrojan resultados similares sobre este tema. En Australia ya se había comprobado que las mujeres casadas, con o sin hijos, engordan más que las solteras tanto porque le dan menos importancia a su apariencia como porque cambian su rutina en favor de actividades más tranquilas. Por ejemplo, prefieren ir al cine en lugar de a ala discoteca.

Otros estudios dicen que el 60% de las personas engordan cuando están en una relación que le resulta cómoda. Un detalle sorprendente es que el 52% de las mujeres que están en pareja confiezan comer la misma cantidad que su novio, lo que significa que consumen porciones más grandes de lo normal.

A su vez, el 66% de las parejas sienten que han aumentado de peso juntos. Es decir que esta situación es algo que los enamorados tienen asumido. La Universidad de Queensland investigó esta tendencia y concluyó que, cuando una pareja asume un compromiso estable, engorda hasta 7 kilos.

La razón principal del aumento de peso de los cónyugues es que sus actividades principales son estar juntos viendo la televisión (30% de los encuestados) y salir a cenar (20%). Es decir, prefieren las actividades relajadas como comer, acurrucarse o ver una película, antes que bailar o salir de fiesta (y si lo hacen, por lo general buscan rápidamente donde sentarse).

Consejos

Los especialistas en nutrición recomiendan reducir los postres, las gaseosas y las bebidas alcohólicas, es mejor reservarlos para ocasiones especiales. De no poder suprimirlos, es mejor entonces compartir para evitar las calorías extras.

Evitar los tenedores libres donde por un módico precio se puede comer sin límites, también los cortes de carnes calóricos, las pizzas grasosas como las de cantimpalo o cuatro quesos (mejor escoger la de tomate o la de rúcula) y las frituras. Siempre una ensalada, pollo o pescado son buenas y deliciosas opciones.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar