Las etapas de una pareja: Cuáles son y cuánto duran?

Última modificación: Por

Cuando se inicia una relación con una persona esta pasa por diferentes etapas. Cada una de ellas presenta diferentes desafíos y nos deja variadas enseñanzas respecto al otro, a la convivencia y al amor en general. La duración varia entre una y otra, y según los especialistas coinciden con nuestras etapas madurativas como persona. ¿Quieres saber cuáles son y conocer en cuál te encuentras con tu pareja? Pues en esta nota te las contamos.

Conoce las etapas de una pareja

1. Enamoramiento o fusión (entre los 18 y los 30 meses)

En esta etapa la pareja quiere estar constantemente junta. Se preocupa por los intereses del otro, por lo que siempre se turnan para hacer las actividades que les gusta a cada uno. Ponen más atención en las cosas positivas que en las negativas de la relación, sobre todo porque temen iniciar peleas ya que desconocen cómo van a desenvolverse y temen arruinar la relación. Hablan mucho entre si, se comprenden y acompañan. Hay un fuerte sentimiento de compenetración y de complementación. La pasión juega un papel muy importante.

Para que esta etapa se desarrolle satisfactoriamente es necesario que la pareja pueda mantener un equilibrio entre el querer estar juntos y las actividades individuales. Además, es importante que sepan ser ellos mismos y que se arriesguen a ser queridos como son, no debe haber miedos de arruinar con eso la relación.

2. Vinculación (18 meses a 3 años)

En esta etapa la pasión a dado paso al afecto. Esto no quiere decir que se quiera menos a la pareja, sino que la situación va más allá del dormitorio y que se están generando espacios para charlar temas que antes no se abordaban por temor a desencadenar una pelea que rompa la relación. Por lo general coincide con el momento en que la pareja decide vivir junta, esto permite diferenciar a los dos sujetos entre si a partir de las tareas que a cada uno le corresponde hacer en el hogar. En este sentido sigue existiendo el nosotros, pero hay una evidente división entre yo y tu. La familia y los amigos toman peso en esta etapa, situación que hay que manejar con cuidado para evitar conflictos.

3. Convivencia (hasta el 2° o 3° año)

Cunado la pareja lleva ya dos o tres años compartiendo hogar, la situación vuelve a mudar. La pasión desciende más y aparece un sentimiento de compañerismo. Comienza la construcción del “nido” y se dan muchas charlas en torno a como mejorar y /o decorar la casa. Las discusiones suelen ser por cosas que se dan por supuestas y no son así, la solución a esto es tener una comunicación abierta y fluida. También las tareas domésticas y la intromisión de la familia pueden generar peleas. Hay que cuidar mucho de que la rutina no desgaste el amor.

4. Autoafirmación (del 3° al 4° año de convivencia)

Antes pusieron mucha atención en las cosas en común y en todo lo que podían hacer juntos. Ahora comienza la etapa de formarse como individuos y de realizar actividades por separado. La confianza que se ha creado entre ambos les permitirá hacer esta pequeña división sin sentir que están descuidando la relación. Sin embargo, esto debe hacerse con mucho cuidado para evitar que el miembro más débil de la pareja entre en shock y tema que porque su pareja pasa tiempo sal se termine la relación. En este sentido deben trabajar juntos para que el proceso se de en un entorno relajado y comprensivo.

5. Colaboración (del 5° al 15° año)

En esta etapa el principal problema lo representan los hijos y los conflictos que estos generan. Si la pareja no cuenta con hijos, puede ser un momento de colaboración en que la pareja se una para sacar adelante proyectos personales o mutuos que han quedado pendientes. La solidez ganada en la relación les permite ahora preocuparse por otro temas que no sean solamente mantener la relación. Esto produce un resurgir del entusiasmo en la pareja, que por lo general añora las etapas pasadas. Debe prestarse atención a las diferentes capacidades para desarrollarse como persona y mantener una comunicación fluida, de esa forma la colaboración se dará satisfactoriamente.

6. Adaptación (del 15° al 25° año)

La ilusión de cómo será la pareja quedó atrás, ahora se ve la realidad de la situación. De la pareja depende que esto sea un momento de consolidación o de ruptura. Nuevamente la comunicación, el apoyo y el acompañamiento mutuo son claves. Lo mejor es ayudarse mutuamente para buscar nuevas actividades a desarrollar, más allá del trabajo diario, a fin de sentirse útiles y de que la pareja no se vea afectada por lo llamado “crisis de la mediana edad”.

Más información:

entremujeres.clarin.com

parejas.about.com

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar