La mirada del otro

la-mirada-del-otroUna de las características de la vida tecnológica es la inmediatez con que nos permite atraer gran cantidad de comentarios y adhesiones las cuales suponen no sólo aprobación, sino también generan popularidad y en ocasiones sólo buscan atraer la mirada del otro, como se dice llamar la atención.

Seguro tendrán referencia de alguna persona que a través de fotos buscan atrapar miles de miradas y comentarios, lo que logran cuando se muestran muy sugestivamente y aún sin tapujos exponiendo su intimidad, o cuando desean despertar la envidia o celos de amigos/as y hasta de sus ex parejas exhibiéndose felices con otras personas, en situaciones o en lugares soñados.

De la misma manera generan comentarios o adhieren a comentarios que buscan coleccionar “me gusta” con el fin de generar atracción en la mirada del otro.

Popularidad virtual de sentirnos apreciados y queridos por “toques” que no significa que se traducirán en sentidos abrazos, así como interminables “chats” que no necesariamente podrán ser ratificados por los labios de quienes las escriben, porque todo lo que ocurre en la web podrá tener muchos atributos pero carece aún de la posibilidad de transmitir el brillo de una mirada, la ternura de una caricia, la calidez de un abrazo, la sinceridad de un consejo o el valor de un te quiero.

Popularidad inmediata y frívola de recolectar adhesiones como si fueran caracoles en la playa y se tratara de una competencia de ver quien junta más o quien encuentra el más exótico.

Inmediatez de exposición pública que también requiere entereza anímica para resistir los comentarios mal intencionados, así como aquellos cargados de resentimiento, descrédito y rencor.

Quienes aprecian las miradas de los que “ven sin mirar”, pueden caer en el espejismo de valorar más la cantidad, rapidez, constancia, obstinación y perseverancia que el contenido o intención de quien/es provienen.

Atraer la mirada del otro es relativamente fácil, mirar desde el corazón para valorar la esencia de otra persona no lo es tanto, por ese motivo algunas personas se quedan como hipnotizados con la belleza exterior como si el amor sólo quedara limitado a contemplar y halagar al otro.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar