Increíbles historias de amor on-line para enamorarse

Es verdad que no todas las relaciones que se inician por Internet terminan con un beso en el altar y el mensaje de “vivieron felices para siempre”. Pero al igual que en el mundo real, la red no cuenta sólo con amores fracasados, sino también con casos en donde Cupido logra triunfar. Por esa razón no debes desmerecer esta nueva oportunidad que te brinda la tecnología para buscar a  tu media naranja. Y si aún no estás convencido de que entablar una relación por la Web es posible, tal vez estas increíbles historias de amor on-line terminen de convencerte.

Cuatro bellas e increíbles historias de amor on-line

Más allá de la distancia

En esta historia de amor la distancia no fue un obstáculo para que se consumara el encuentro. Él era peruano y ella colombiana, y una plataforma social funcionó como lazo para unir sus vidas.

Todo comenzó cuando Marcela, en 2009, recibió una solicitud de amistad de un hombre que le pareció, en sus palabras, “super churro”. Tras investigar el perfil de José Luis, la muchacha decidió aceptarlo sin ilusionarse, dado que el muchacho residía en ese momento en Argentina.

A partir de allí comenzaron a conversar por chat todos los días y los temas nunca se agotaban, siendo ambos fanáticos de la naturaleza y habiendo viajado a miles de destinos del mundo en común. A esto se sumo la increíble sorpresa de descubrir que tenían amigos compartidos, detalle que incrementó la confianza y fortaleció la amistad que luego se volvería amor.

A mediados de año, José Luis decide viajar a Colombia a conocer a Marcela. Compartieron cuatro hermosos días juntos hasta que el caballero le propuso matrimonio y ella no dudó en aceptar. Sin duda Internet había funcionado como un Cupido muy efectivo uniendo a dos personas que tenían mucho en común.

Rendirse jamás

Kate era una joven de veinte años que vivían en Sudáfrica y que siempre apostó a las redes sociales y a los sitios de citas a la hora de buscar con quien salir. Esto a pesar de los constantes fiascos que había sufrido en diferentes ocasiones. Por suerte su perseverancia tendría frutos positivos.

Tras ingresar al mundo de Facebook para sumar una herramienta más en su tarea de encontrar pareja, le dio curiosidad por investigar sobre su amor de la juventud a quien había dejado hace 11 años. Con sólo colocar su nombre en el buscador lo encontró y descubrió cuanto le gustaba aún.

Él estaba en el ejército de Irak (lo que sumaba puntos, pues a Kate le encantaban los uniformados), pero igual decidió jugársela y enviarle una solicitud de amistad. En tan sólo dos horas él aceptó y, además, telefoneó a su casa desde el lejano país oriental.

Desde ese día ambos han vuelto a estar juntos, demostrando que las redes sociales y los sitios de citas no sólo sirven para encontrar el amor, sino también para volver a juntar a viejos romances que se han distanciado.

Amor en la red del pajarito

Muchos dudan de que Twitter sea la herramienta adecuada para encontrar pareja, pero ciertas historias demuestran su efectividad en esta tarea. Ejemplo de ello es la relación entre Collide y Flor.

Ambos eran de Argentina, pero el primero vivía en Rosario y la segunda en Buenos Aires. La relación empezó intercambiando tuits y poco a poco evolucionó hasta llegar a conocerse en persona.

Sin embargo, a pesar de que su amor sigue siendo muy fuerte y real, ambos viven aún separados en sus respectivas ciudades, siendo una prueba viviente de que la distancia no es impedimento para salir con alguien.

Un detalle interesante de esta historia es que la declaración de amor de Collide y su petición de noviazgo se hizo vía la famosa red social. Una manera de honrar al sistema que los unió.

Una relación intercontinental

Giuseppe de Italia y Paty de Torreón de México se conocieron mediante un antiguo sistema de conversación que también dio lugar a numerosas historias de amor: el Messenger de Hotmail. Si bien ahora ya quedó en desuso, en su tiempo fue un éxito y supo unir a miles de solteros y solteras con su media naranja.

Los jóvenes se contactaron en 2004 cuando una amiga en común los presentó en el chat y les sirvió de traductora, dado que ninguno hablaba el idioma del otro. Pronto el entendimiento y la química entre ambos fue tal que disidieron aprender tanto italiano como español para poder conversar en privado. Ese primer detalle selló la relación.

Una vez seguro de su español, Giusepe telefoneó a Paty y cuatro meses después se pusieron de novios sin haberse visto personalmente. En 2005, el italiano viajó a México para conocerla. En ese momento ambos se dieron cuenta que todo lo que sentían a través de la computadora y del teléfono era real. Meses después se casaron por civil en Italia, y en mayo del 2010 por iglesia en México.

Más información:

blog.loventine.com

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar