Historias de éxito: parejas que se conocieron en medios online

Muchos dudan de que la red sea el mejor medio para encontrar pareja, pero hay ciertas historias de éxito de parejas que se conocieron en medios on-line que tal ves te haría cambiar de idea.

En estas fechas próximas a San Valentín queremos traerte esas hermosas historias de vida que no sólo regocijan el corazón y dan una luz de esperanza para quienes aún están solos, sino que también demuestran que los sitios de citas y las redes sociales pueden servir en la búsqueda de tu media naranja.

Búsquedas exitosas del amor en red

Puede ser que hayas escuchado muchas historias de gente que se ha visto estafada o engañada por sus citas on- line, pero así como hay relatos tristes también los hay felices. La idea de este artículo es traerte la otra cara de la búsqueda del amor on-line, aquella esperanzadora, romántica y exitosa.

El poder de un mensaje

Una de las historias de parejas que se conocieron en medios online es la de Juan Pablo y Martha. Para él todo comenzó con un mensaje en su cuenta de citas. El texto decía “A esta chica le gustaste”, y a él le bastó con ver la foto para aceptar conversar con ella.

Lo primero que le dijo fue “¿Te van unos mates?”. Desde Río de Janeiro, Martha sonrió al darse cuenta de que su elegido vivía en Argentina. Lejos de desanimarse le dijo “Me encantaría, pero estoy en Brasil ¿Llegan hasta aquí?”. Ese fue el comienzo de una charla y de una relación que hasta hoy lleva seis años.

Esto demuestra que la definición de las red como “enredadera socializadora” no es tan descabellada .De hecho, así como les ocurrió a Juan Pablo y a Martha, muchas personas han visto cambiar su vida amorosa gracias Internet.

Según explicó Martha luego, para ella todo comenzó como un  juego. “Se mostraban fotos de chicos y yo elegía entre las opciones me gusta y no me gusta . No sabía que eso le iba a llegar a otra persona, y sin embargo así fue como conocí a mi marido”.

En ese momento ella estaba en Río, pero su intención era mudarse a Argentina. Ya de novia con Juan Pablo, viajó al país e hizo una entrevista de trabajo, pero como no le dieron el puesto tuvo que regresar a casa. Ambos continuaron conversando durante tres meses vía chat, primero, y luego por Skype.

La relación entre ambos era tan fuerte que Martha recuerda que prefería conversar con quien sería su futuro marido que ir a la playa. “A él le pasó lo mismo. Ya no quería salir con los amigos, sólo tenía ganas de chatear. Se tornó algo serio. Hasta nos peleábamos si alguno no llegaba a la hora pautada para chatear. Cenábamos juntos, viéndonos vía Skype y me cuidaba hasta que me dormía”, cuenta con una evocadora sonrisa.

Cunado llegó el momento de pedir la mano de Martha, Juan Pablo también lo hizo vía Skype, ya que si bien ella ya vivía en Argentina, sus padres no. “Fue conmovedor, un pedido de mano virtual”, explica la pareja.

Las redes del amor

El empleo de Internet como medio para encontrar pareja no es nuevo, y así lo demuestra la historia de amor de Albert y Soledad, quienes se conocieron mediante la red Messenger, hoy obsoleta y desaparecida.

La historia de ellos comenzó hace ocho años cuando él vivía en Tegucigalpa, Honduras, y ella en San Luis, Argentina. Todo fue gracias al hermano de Soledad, quien le sugirió que se uniera a un grupo de meditación, ya que ella estaba interesada en probar esa actividad espiritual.

Allí conoció a su amor y a medida que pasaba el tiempo, la charla entre Alber y Susana se volvió cada vez más frecuente. “Varias veces a la semana, después todos los días y al final varias veces por día. Si bien no dábamos por sentada nuestra relación, nos faltaba conocernos personalmente”, cuentan.

Finalmente se dio el esperando encuentro, el cual Susana define como “un chispazo”. Y no es para menos, ya que a la semana ya decidieron mudarse a vivir juntos. De hecho, Albert dice que tenía la certeza de que ella iba a ser el amor de su vida. “Cuando la vi sabía que iba a ser mi compañera”, resume el joven.

Algo parecido sostiene Soledad, quien confiesa que nunca antes había pensado en casarse o tener hijos, hasta que conoció a Albert. “Cuando lo vi personalmente sentí que iba a ser mi compañero”, dice sonriente.

Hoy viven juntos en Villa Esquiú y están criando  aun hermoso hijo de más de tres años de edad, a quien le transmiten todo el cariño que ellos se profesan. “Tratamos de celebrar nuestro amor en todo lo que hacemos”, dice Soledad, y con esa hermosa frase cierra la charla.

Ahora que sabes que es posible encontrar el amor en Internet ¿Qués esperas? Anótate en algún sitio de citas como Loventine y comienza a perseguir el amor.

Más información:

lavoz.com.ar

www.lanacion.com.ar

Compartir este artículo

Acerca del autor

Comentarios

  1. pedro Zamora Responder
  2. olga patricia torres villarreal Responder
  3. Noelia Angosto Responder
  4. José maría Escobar Responder
  5. mindri Responder
  6. Monik Responder

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar