Éxito deportivo de un país y tasa de natalidad están relacionados

Según un estudio realizado en España el éxito deportivo de un país y tasa de natalidad están relacionados. Esto quiere decir que si algún país gana algún campeonato deportivo de gran envergadura, es probable que sus hinchas tengan más hijos y aumenten así la cantidad de nacimientos.

El estudio se realizó primero en España en 2009, luego de que el Barcelona ganara la copa de la Champion League. Los resultados, que se publicaron en el British Medical Journal, demostraron que 40 semanas después de ese triunfo la natalidad en Cataluña aumentó en un 16%.

Pero hay que destacar que los expertos ponen el acento en que estos embarazos son no planificados. La euforia  anula la racionalidad y lleva a festejar el triunfo sin la debida protección (y a esto debe sumarse el poder desinhibidor del alcohol). En este sentido se desencadenan situaciones que de otra forma no pasarían.

De hecho, los estudiosos indican que los momentos más riesgosos son los de extrema euforia porque no hay lugar para pensar en lo negativo o en que algo puede salir mal. Indican que es lo mismo que pasa con los adolescentes, que viven el presente y no piensan en lo que se desencadenará a partir de cierta acción.

Toda esta aclaración los investigadores la hicieron para que no se crea que las parejas deciden conscientemente tener un hijo porque su país ganó un campeonato, ya que dicho razonamiento no tendría sentido.

P1010628(CC)Christopher Lance/Flickr

Si algún país gana algún campeonato deportivo de gran envergadura, es probable que sus hinchas tengan más hijos y aumenten así la cantidad de nacimientos.

La investigación continúa

Pero los investigadores no se detuvieron ahí y siguieron investigando lo ocurrido durante otros campeonatos y descubrieron que una situación similar ocurrió en 2010 cuando España derroto a Holanda en la final del Mundial de Fútbol, convirtiéndose así en el campeón mundial. El jugador encargado de realizar el gol del triunfo fue nada mas ni nada menos que Iniesta, quien se sumo a la ola de nacimientos al anunciar, 40 semanas después, el nacimiento de su hija (fruto sin duda del sexo de celebración).

En el artículo que publicaron sobre la investigación puede leerse la siguiente conclusión: “Podemos inferir que, por lo menos entre la población estudiada, la euforia derivada de una victoria puede cultivar sensaciones hedonistas que resultan en celebraciones íntimas, las cuales pueden tener como consecuencia un número de embarazos no planeados”. Esto se relaciona directamente con el sentimiento de manada que se activa luego de este tipo de triunfos y que justamente es lo que lleva a querer compartir la felicidad con el otro de diferentes maneras, una de ellas es  teniendo sexo.

De hecho, según los resultados de una encuesta realizada por el Departamento de Educación Sexual de Prime Argentina, el 93% de las personas prefieren celebrar el triunfo de su país teniendo sexo. Esto se debe a que el campeonato genera mucha tensión en los hombres, la cual luego debe canalizarse de alguna manera; pero también se debe a que el triunfo incrementa el entusiasmo general en todos los aspectos de la vida, claro está que el fracaso genera el sentimiento contrario.

tasa-de-natalidad-y-deporte (CC)Nathan LeClair/Flickr

Por otro lado, la encuesta demostró que casi el 40% prefiere ver el partido con su pareja, lo que sin dudas es una fuerte tentación si el partido finaliza con alegrías. Esto contradice todos a todos aquellos que piensan que el fútbol aleja a la parejas; puede ser que eso ocurra durante el campeonato local, pero el Mundial involucra a todos y hasta las mujeres se interesan por los partidos y sienten la euforia o la depresión por el resultado.

Además, el atractivo de ciertos jugadores, dicen los expertos, erotisa a las mujeres que ven el partido y despierta ciertas fantasías en ellas, que luego no dudan en poner en práctica con su pareja. De hecho, el Mundial cada vez es más visto desde esa óptica: la del erotismo. Según los especialistas, los jugadores se convierten en objetos de deseo y la euforia de alentar a la selección (excitación mental) puede fácilmente transmitirse a la intimidad de la relación de pareja ya que los mecanismos que se activan en ambos casos son similares.

Ante este panorama ¿cuál sería la solución para que el festejo de un triunfo de la selección no de una sorpresa días después? Pues es simplemente es estar preparados y planear ese momento con anticipación para que la euforia no traicione el raciocinio. Es muy importante considerar que si es posible festejar con sexo, hay que tener ciertos cuidados e ir preparado para eso.

Por lo pronto, más allá de prepararse para esas posibles situaciones, la única preocupación de todos debe ser cuál será el afortunado país que en esta nueva edición del Mundial de Fútbol consiga incrementar su tasa de natalidad.

Más información:

lanacion.com.ar

Acerca del autor

Dejar un comentario

captcha