¿Existe la alergia al sexo?

Hay tantos tipos de alergias como personas en el mundo. Se puede ser alérgico a algún medicamento o alimento, al polvo, al polen o a la picadura de un insecto; pero seguramente nunca se te ocurrió que alguien pudiera tener alergia al sexo. Esto consiste, nada más ni nada menos, que en intolerancia al líquido seminal. Así lo confirmó un estudio del profesor de Ciencia Reproductiva, Michael Carroll, de la Universidad Metropolitana de Manchester ubicada en Inglaterra.

Según la investigación llevada adelante por ese experto, hay un 12% de población mundial que podría tener alergia al semen. Esto se traduciría en una suerte de picazón en la piel, en irritación o dolor al orinar; los síntomas pueden aparecer de inmediato o durante una hora después del acto. En situaciones graves podría derivar en la muerte, aunque es poco frecuente.

Un caso fatal muy conocido fue el de una mujer rumana llamada Cristina Dumitriu, de 25 años  que falleció después de hacer el amor con su marido por tener alergia al esperma. Fue ingresada en el hospital Hospital de Negresti en estado crítico y con choque anafiláctico; pese a los esfuerzos de los médicos no pudo ser salvada. Ella ya había sido diagnosticada con alergia al esperma y se le había recomendado sólo practicar sexo protegido, lamentablemente no hizo caso.

El estudio señala que las más afectadas serían las mujeres entre 20 y 30 años. Además, indica que anteriormente no se había detectado esta situación porque solía confundirse la alergia al semen con la dermatitis o con ciertas enfermedades de transmisión sexual.

Cómo se descubrió la alergia al sexo?

Basándose en la historia clínica y en pruebas cutáneas de varias mujeres, el profesor Carroll logró descubrir esta enfermedad que había estado oculta a los ojos de todos.

Analizando más a fondo, y tras estudiar por separado los espermatozoides del líquido seminal, el equipo de investigación logró detectar que lo que causa la alergia es lo segundo y no lo primero. Es decir que la reacción alérgica la produce un componente del líquido seminal debido a una glicoproteína de la próstata.

Esto último quiere decir que si una mujer es alérgica al semen de una persona, la situación se repetirá en todos los casos sin excepción. Por eso, cambiar de pareja no es la solución al problema. Detalle que desmitificaría investigaciones previas que hablaban de “incompatibilidad de fluidos” como causante de dichas alergias.

Una de las principales consecuencias de esta alergia es la insatisfacción sexual. Debido a que uno de los miembros de la pareja no disfruta de la relación íntima, esta se torna veloz y poco satisfactoria. Según los expertos, dicha situación podría derivar luego en un rechazo contundente al encuentro amoroso.

¿Cuál es entonces la solución? En primera instancia usar siempre preservativo, pero esto no es aplicable a aquellas parejas que buscan tener un bebé. En sus casos la solución es simplemente sufrir luego las consecuencias, siempre que estas sean leves. Para los casos más graves, donde la mujer puede terminar perdiendo la vida, se recomienda recurrir a la fertilización asistida porque, como se dijo, el esperma separado del semen no genera reacción.

Otras alergias a fluidos corporales

Los investigadores también señalaron que el semen no es el único fluido que puede generar reacciones físicas negativas. El médico alemán Jürgen Brater enumera entre ellos a la saliva, los fluidos vaginales y espermicidas. También llama la atención sobre el látex, material del cual están hechos los preservativos.

Respecto a la saliva, indica que no se trata de una reacción alérgica a ese fluido en si, sino a los restos de ciertos alimentos que quedan en el. En este caso la única solución es que la pareja se higienice bien la boca antes de besar a su compañero/a o que evite comer aquel o aquellos alimentos que afectan a su media naranja.

Con los fluidos vaginales pasa lo mismo que con el semen, sólo que en este caso afecta a los hombres. Son ellos quienes sufren irritación, picazón, ardor o dolor luego del acto sexual. Nuevamente la solución es la utilización de preservativo, aguantarse los efectos secundarios o recurrir a la fertilización asistida si se desea procrear un hijo.

Existen numerosos productos para evitar los embarazos indeseados, como ser espumas, jaleas, cremas, etc. Todas estas preparaciones pueden ocasionar alergia a ciertas personas, tanto hombres como mujeres; aunque la reacción más común la sufren las damas y se conoce como cervicitis o inflamación del cuello uterino. La respuesta para evitar este problema está en recurrir a otro método anticonceptivo.

Ahora, la pregunta es ¿Qué ocurre si además de poseer alguna de estas alergias, se es alérgico al látex? Este sería un grave inconveniente, dicen los expertos, porque si bien existen como alternativa los preservativos realizados en poliuretano, aún no se venden en todos los países del mundo.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar