Estas conductas pueden dañar tu relación

Antes de entrar en materia, es importante mencionar que nombraremos actitudes que son potencialmente tóxicas y dañinas para cualquier relación, dejando de lado temas más complejos que, seguramente, requerirán un tratamiento diferente.

Lo importante en cualquier caso es que tratar de encontrar la mejor solución posible. En ciertas ocasiones se trata de una conversación clara y franca, aunque en otras requieren de decisiones un poco más radicales. Al final, dependerá de cada pareja.

Actitudes tóxicas y destructivas

1. No esforzarse

conductas que dañan la relación-no esforzarseImagen de David Fagundes en Pexels.com

Una de las claves para que toda pareja funcione como debe, tiene que ver con el aprender a ceder en ciertas posturas para que exista un esfuerzo y así las cosas fluyan como deberían. Ante los conflictos y desacuerdos, es usual que surjan roces, pero no quiere decir que sea el fin de la relación.

Sin embargo, la falta de dedicación en compartir con el otro, o de entender sus necesidades y demás aspectos personales, representa una actitud que pone en peligro de lo que se tiene. Al final, eso será más que suficiente como para desgastar a uno de los dos.

2. No asumir los compromisos ya pautados

conductas que dañan la relación-no responsabilidadImagen de Burst en Pexels.com

Como es natural, cada pareja establece la estructura de una determinada dinámica para que la rutina sea llevadera. Por lo tanto, los acuerdos, compromisos y responsabilidades deben cumplirse.

Es por ello que el comportamiento contrario causa irritabilidad, molestias y tensión cuando existe la posibilidad de no caer en ellas. Además, también es indicativo que existe cierto nivel de desinterés que carga negativamente a la pareja.

Por lo tanto, hay que hallar la manera de saber el porqué de la situación, la razón o potenciales razones de esta actitud.

3. La codependencia

conductas que dañan una relación-coodependenciaImagen de Pixabay en Pexels.com

Del desinterés pasamos al otro extremo: la codependencia. Esta misma es igual de negativa que cualquier otro tipo de conducta porque sirve como indicativo de que la otra persona no es capaz de dejar la relación o de encontrar su propia independencia. ¿La razón? Creen y siente firmemente que necesitan del otro.

Los riesgos de esta actitud son muchos, pero exploremos algunos. Por ejemplo, la persona se verá expuesta a tolerar críticas férreas, desinterés y posturas injustas, solamente porque prefieren no quedarse solos.

Sobra decir que las consecuencias son desastrosas y no solo en el ámbito de la pareja, sino también del individuo que desarrolla este comportamiento. 

4. No pedir disculpas

conductas que dañan la relación-no pedir disculpasImagen de mentatdgt en Pexels.com

En cualquier relación, incluso en la de pareja, es usual encontrarse con momentos hermosos y mágicos, pero también con situaciones en donde se manifiestan roces y problemas que son necesarios de arreglar para que los problemas no se hagan a la orden del día.

Pero, ¿qué pasa cuando no pedimos las disculpas cuando son necesarias? Pues, quedarán heridas que serán difíciles de sanar y que podrán arrastrarse conforme pase el tiempo.

Por lo tanto, es importante tener presente que una pareja tienen que ser capaz de sanarse, cuidarse y respetarse. Ambos deben ser capaces de reconocer los errores que se cometieron y poder plantear soluciones para dejar los malos momentos atrás.

5. Ignorar al otro

conductas que dañan la relación-ignorar al otroImagen de Vera Arsic en Pexels.com

Según expertos, una de las conductas más destructivas que existen es el ignorar a la otra persona. Esto trae como consecuencia que el otro se sienta humillado y poco atendido. Al final, eso también acarreará en problemas con la autoestima y la confianza.

¿Cuándo comienza a manifestarse este tipo de situaciones? Por lo general surgen en discusiones y peleas. No hay atención de lo que el otro está comunicando y se procede a dejar de lado lo que realmente quiere decir.

Se supone que estamos con una persona porque nos preocupa y porque queremos que esté bien, que la amamos y que deseamos su bienestar por sobre todas las cosas. Por lo tanto, no es justo –ni sano- permitir este tipo de actitudes cuando se supone que debemos aprender a ser personas pacientes y atentas.

Muchas personas toleran estas conductas porque creen que es lo que correcto, pero lo cierto es que solo causarán problemas si no se atienden como deberían. En caso de encontrarnos con una o con varias de estas, lo mejor será contemplar las soluciones posibles que nos garanticen tranquilidad y paz mental.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar