¿En qué etapa de tu relación estás?

Conocer un poco más sobre cómo funcionan las relaciones amorosas no puede ser nada menos que beneficioso. Las relaciones tienen un ciclo de vida y, dependiendo de en qué etapa estemos, podemos adoptar ciertas posiciones para mejorar cómo nos va. En este post, conoceremos cuáles son esas etapas, cuál suele ser aquella en que la mayoría de parejas rompe y qué acciones podemos tomar para encausar nuestra relación.

1. Etapa de Enamoramiento

Cuando recién conocemos a una persona y tenemos química con esta, nuestras hormonas afloran y nublan nuestra visión lógica de las cosas. Esa persona que hemos conocido por primera vez nos parece perfecta. Aunque intentemos, no podemos encontrarle defectos. Por otro lado, tendemos a mostrar lo mejor de nosotros mismos: somos más pacientes, sonreímos más y tratamos de reaccionar mejor ante situaciones de estrés cuando la persona de nuestro interés está presente. En esta etapa de la relación, sentimos una fuerte atracción y compartimos una ilusión. Aunque sea muy pronto, podemos plantearnos el imaginario de convivir, de conocer a los padres del otro, pensar en el futuro, incluso podemos creer que será una relación duradera y capaz de afrontar eventos de estrés con éxito.

etapas de la relaciónImagen de Pablo Merchán Montes en Unsplash

Si te encuentras en esta etapa, aunque difícil de identificar, deberías de intentar detenerte por un momento y revaluar lo que está sucediendo. Si ha pasado poco tiempo y ya crees que van a estar juntos por mucho tiempo y que es perfecto para ti, entonces estás viviendo una ilusión que sufrirá el destino de romperse cuando se conozcan más. Es bueno que estés emocionalmente preparado para enfrentar el hecho de que las cosas cambiarán porque esta fase, con el tiempo y la interacción y el conocerse más, inevitablemente pasará a la siguiente etapa.

2. Etapa de Descubrimiento

En esta etapa de la relación, empezamos a descubrir quién es realmente el otro. Lo que suele ocurrir en esta fase es que la fachada de perfección que la otra persona mantenía empieza a romperse. La familiaridad trae consigo el confort: ya no nos preocupamos por lucir perfectos y reaccionamos a las situaciones de estrés como normalmente lo haríamos y en presencia de la otra persona. Por otro lado, nuestras hormonas están un poco más apaciguadas y podemos pensar con mayor claridad. La atracción física sigue estando presente y aún juega un papel muy importante en la relación, pero esta última ya no es tan superficial como al inicio porque al fin conocemos pedazos más concretos de la personalidad de nuestra pareja.

Puedes reconocer que estás en esta etapa cuando te haces consciente de los defectos del otro. Si ya no piensas que tu pareja es perfecta y ahora puedes señalar de qué pie cojea, entonces estás en esta etapa. Lo que puedes hacer si te encuentras aquí es seguir descubriendo. Ve tanto como puedas del otro porque solo así podrás tomar una decisión beneficiosa.

3. Etapa de Evaluación

Inevitablemente, llegaremos a un momento decisivo en nuestra relación en el que debemos de evaluar cuál es la acción que nos conviene más tomar. Después de haber descubierto quién es nuestra pareja, podemos evaluar qué pesa más: si sus defectos o sus virtudes.

Etapa de evaluaciónImagen de prottoy hassan en Unsplash

En esta etapa de la relación, te plantearás si vale la pena continuar o no con tu pareja. Si continúas, llevarán las cosas a un nivel más íntimo y estable; si no continúan, ambos serán libres para conocer a alguien que calce mejor con ustedes. Si estás en esta etapa, debes de ser brutalmente honesto. Nadie quiere perder su tiempo así que, si los defectos de tu pareja o si las desventajas que le encuentras a esa persona son mayores que las virtudes y los beneficios de seguir con ella, deberías de hacérselo saber y terminar con la relación.

4. Etapa de Continuación

Si la evaluación fue positiva, entonces habremos decidido permanecer con la persona con la que estamos y formalizar, de alguna manera, la relación. Quizá decidamos ser exclusivos, quizá decidamos ponernos una etiqueta y decir que estamos enamorados, quizá cambiemos nuestro estado en Facebook: cualquiera que sea la acción que tomemos, esta servirá para fortalecer y reafirmar la decisión que tomamos. En esta etapa de la relación, nos sentimos en confianza con nuestra pareja: existen ciertas atribuciones y comodidades de las que disfrutamos con holgura porque ya no tenemos miedo a mostrarnos como realmente somos.

Permitimos que nuestra pareja nos vea en nuestros peores momentos porque sabemos que va a saber valorarnos y apoyarnos cuando eso suceda. Construimos verdadera intimidad, conocemos en profundidad al otro y podemos decir un “te amo” en lugar de un “te quiero”. La etapa de continuación puede llevar, con el tiempo, a la convivencia, a una boda, a formar una familia. Muchas parejas logran mantenerse en esta etapa por mucho tiempo y disfrutan de una larga relación. La mayoría, sin embargo, atraviesa la siguiente etapa, ya sea porque no pueden reinventarse o porque enfrentan un momento de sumo estrés.

etapa de la relaciónImagen de Oziel Gómez en Unsplash

Si estás en la etapa de continuación, disfrútala al máximo. Tú y tu pareja han vivido ya muchas experiencias y lo que tienen es valioso. Han invertido mucho de ustedes mismos: tiempo, emociones, dinero, esfuerzo, sueños, etcétera. Para evitar que el aburrimiento, un enemigo mortal para aquellas parejas que se encuentran en esta etapa, amenace su relación, deben de reinventarse. La creatividad es sumamente importante. Piensa en las cosas que hacían al principio, en la etapa del enamoramiento: salían más, eran más activos sexualmente y siempre trataban de impresionar al otro. Ahora, piensa en lo que tienen: intimidad, confianza, un cómplice en la vida. ¿No sería maravilloso juntar esas dos cosas? Pueden hacerlo, con esfuerzo y paciencia. Si están pasando por un momento chocante (como una infidelidad, el fallecimiento de un ser querido, entre otros), no deben de ignorarlo sino abordarlos sin tapujos. Aquellos que no logran la continuación, pasan a la siguiente etapa.

5. Etapa de la Re-evaluación

Esta será una fase crucial, incluso más que la de evaluación porque hay mucho en juego. Si bien muchas parejas se separan al llegar a la tercera fase, lo único que se arriesgaba en realidad era perder una ilusión. En esta quinta etapa podemos perder algo importante si no conseguimos retornar a la de continuación. Al llegar a la quinta etapa, ya hemos edificado una vida con nuestra pareja: puede que tengamos familia, una casa o departamento, que hayamos sido el soporte emocional del otro y/o que seamos mejores amigos.

Etapa de la relaciónImagen de Henri Pham en Unsplash

Puedes identificar que estás en esta etapa porque, aún después de todo el tiempo que llevas con tu pareja y de todo lo bueno y lo malo que han vivido, te sientes insatisfecho. Puede que haya algo que te molesta de tu pareja y quisieras que cambie. También puede que haya muchos elementos de estrés en sus vidas y ya no tengan tiempo para disfrutar de su relación de pareja. En esta etapa, te conviene evaluar qué puedes ganar y qué puedes perder según la decisión que tomes. ¿Vale la pena quedarse o irse? Las parejas que llegan a una evaluación positiva de su relación, vuelven a la etapa de continuación y tratan de mantenerse en ella. Otras, sin embargo, pasan a la última etapa.

6. Etapa de Finalización

Este es el último estadio de la relación. Cuando la evaluación es negativa o cuando hemos vuelto a la etapa de continuación pero no hemos logrado mantenernos ahí sino que nos hemos sentido insatisfechos a pesar de todos los esfuerzos, la decisión que tomamos es la de romper y separarnos.

Etapa de FinalizaciónImagen de Kelly Sikkema en Unsplash

Si has terminado tu relación, no es el fin del mundo. En este artículo, te explico qué puedes hacer para darle la bienvenida de nuevo a la soltería. Puede que tú y tu ex pareja hayan compartido mucho y ahora tengan que repartirse las partes, lo cual siempre es complicado, pero es mejor vivir solo, libre y tranquilo que acompañado, atado y miserable.

Estas son las 6 etapas de las relaciones de pareja que hay. ¿Ya sabes en cuál estás?

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar