El poder como arma de seducción

Seguramente miles de veces te has preguntado ¿qué tipo de mujeres quieren los hombres? Pues si bien eso depende mucho del hombre, en líneas generales a ninguno le gusta una mujer dependiente, obsesiva, celosa y asfixiante. Prefieren a las seguras de si misma, con alma de líder, emprendedoras y luchadoras.

Según Iván Falcone, asesor de citas y autor de libros sobre relaciones, ningún hombre está buscando una damisela en peligro a la que haya que salvarle la vida, sino que por el contrario quieren un mujer alfa. Con esto se refiere a la mujer que es poderosa, sobresaliente, segura y divertida. Aquellas que son celosas, nerviosas, dudosas, envidiosas y que necesitan ser guiadas son rápidamente descartadas.

En este sentido, el poder es entonces una poderosa arma de seducción. El secreto está en mostrar interés por el hombre pero no hacerle creer que necesitamos de él para vivir. Los comportamientos posesivos y asfixiantes no son propios de una mujer alfa. Tampoco tienden a colocar a su pareja en un pedestal porque son ellos los afortunados al haberlas encontrado y no al revés.

La pregunta central entonces es ¿cómo ser una mujer alfa y utilizar el poder como arma de seducción? En esta nota te damos la respuesta.

Secretos para utilizar el poder como arma de seducción

Para ser una verdadera mujer alfa y poder utiliza tu poder como arma de seducción debes tener ciertos comportamientos.

En primer lugar no debes estar siempre para él. Es verdad que pasar tiempo con tu enamorado es lindo, pero también necesitas tiempo para ti y tus actividades. Tu eres su pareja y no su empleada o dama de compañía, por lo que tienes derecho a rechazar de ves en cuando una salida o invitación para tener un tiempo contigo o con tus seres queridos. Además, si él sabe que no cuenta contigo siempre que quiera, tratará de ser siempre puntual y de nunca cancelar los compromisos.

Como segundo consejo, nunca devuelvas sus llamadas inmediatamente sino que debes dejarlo esperar. Es importante que él sepa que tienes otras ocupaciones en tu vida y que debe ganarse tu atención. En caso de que atiendas la llamada, debes tratar de ser tu quien la corte primero para hacerle entender que para ti no es fundamental conversar horas con él.

Por otro lado, tener otros objetivos en la vida, más allá de conseguir un novio y formar una familia, es propio de una mujer alfa. Esto lo ayudará a incorporar el hecho de que debe compartirte. Recuerda siempre vivir tu vida y no cambiarla por él porque el secreto de toda buena relación está en saber equilibrar el tiempo en pareja y los momentos juntos.

Una mujer alfa siempre exige respeto porque sabe que tiene valor como persona. Si quieres mostrarte fuerte y poderosa no debes dejar que te maltrate ni física, ni psicológicamente. Que le quede bien claro desde un primer momento que no aceptarás escenas de celos, histerias o insultos.

Otra característica fundamental es la confianza en lo que es capaz de conseguir. La timidez, la vergüenza y la dependencia no enamoran a ningún hombre. Una buena manera de practicar la confianza es obligarte a conocer gente nueva y a hacer amigos todos, o casi todos, los días.

Recuerda que ser alfa no significa ser grosera, orgullosa ni mala persona. De hecho, una mujer poderosa siempre tiene muchos amigos que se apoyan en ella, que la aprecian, que la sostienen en los momentos difíciles y que se alegran por sus logros. Por eso debes cuidar tus amistades y esta es otra razón para no obsesionarte con tu pareja.

El look es muy importante. A ningún hombre el gusta una mujer desaliñada que usa ropa más chica o más grande que su talla. Debes escoger prendas que resalten tu figura y que te hagan sentir cómoda. De esa forma resaltarás donde sea que vayas y todos notarán que contigo no se juega.

Una chica alfa siempre tiene ideales y los sostiene ante cualquier situación. Ser una “veleta” que cambia de parecer según con quien se encuentre no es signo de confianza y por lo tanto impropio de una mujer alfa. Recuerda que a todo hombre le gusta una chica que sabe defender y argumentar lo que piensa, pero que a la vez escucha y comprende los argumentos contrario.

Finalmente, recuerda que ser alfa no significa volverte gruñona, antipática y/o mandona. Simplemente se trata de hacerte respetar y de transmitir confianza y seguridad en ti misma, sin dejar de lado tu costado tierno, femenino, amoroso y maternal. Para eso es necesario que, además de todo lo anterior, tengas organización y claridad respecto a tus capacidades. Caso contrario el estrés puede convertirte en un ser desagradable.

Predica siempre con el ejemplo y está abierta a nuevas enseñanzas. Una mujer alfa nunca deja de crecer, ni de aprender. ¡La humildad debe estar ante todo!

Más información:

entremujeres.clarin.com

es.wikihow.com

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar