El lado oscuro de Tinder

Última modificación: Por

Tinder es una aplicación para celular que está de última moda para buscar pareja. El beneficio es que se puede utilizarlo en cualquier parte (no hay que sentarse necesariamente ante la pc) y que el sistema arroja, según la información que se tenga en Facebook, los candidatos más acordes para ti.

Pero no todo es perfecto, ni todo lo que brilla es oro. Aunque parezca que allí se pueden encontrar los mejores solteros y solteras para ti, hay varios personajes bizarros que debes saber detectar. A continuación algunos ejemplos.

 El lado oscuro de Tinder

El nene o la nena de mamá

Presta mucha atención a las pequeñas fotos de usuario, porque son estas las que te brindarán mucha información sobre los solteros y solteras en cuestión. Por ejemplo, si esta persona pone siempre una foto con su madre, estás ante la presencia de una nene o nena de mamá no reconocido. Cualquier foto cuenta como indicador: foto de la colación, de navidad, de cuando era pequeño en la playa, etc. (siempre que lo/a acompañe su progenitora).

Sin duda, esta persona no es la adecuada para salir contigo. Ni siquiera sin dirigirte una palabra a roto uno de los tantos prohibidos de las primeras citas: hablar de los padres o hacer mucha referencia a ellos.

La persona sin rostro

A todas las damas les encantan los músculos y los hombres siempre se admiran ante un buen par de pechos, pero eso no es lo único que importa, y es poco probable que decidas salir con alguien porque tiene pechos grandes o buenos abdominales. Por esa razón, quienes suben fotos de sus torsos sin cabeza no tiene perdón, ni merecen tu atención.

De hecho, es recomendable que desconfíes de alguien que sólo quiere mostrar su cuerpo y no su cara, porque lo más probable es que se deba a que ambas no van de la mano. Esto quiere decir, que puede haberse matado en el gimnasio u operado recientemente los pechos, pero que la cara es la de un monstruo.

Los que tienen compromisos

En todo sitios de citas, red oscial o appa para ligar están los y las piratas de siempre. Pero si lo que tu buscas es una relación seria, debes evitar a este tipo de personajes que sólo te harán sufrir y te utilizarán.

Salvo que no quieras ser el eterno/ a segundo/a, debes fijarte en dos detalles: primero, si en sus dedos lleva algún anillo de bodas o de compromiso; segundo, si en alguna foto sale con una mujer (o hasta con niños) en una situación de mucha intimidad y familiaridad, por ejemplo en la playa.

Si el caso es el segundo y te quedan dudas de que pueda tratarse de su familia (podría ser la de su hermana), lo que te queda es ser muy directo y preguntárselo. Sólo que después tendrás que ser muy fuerte para resistir sus mensajitos insistentes para que vuelvas a hablarle.

Los obscenos

Nunca faltan los que eligen fotos obscenas o subidas de tono. En estos casos debes desconfiar totalmente de una persona que prefiere mostrar sus partes íntimas antes que su rostro. Seguramente ya sabes cuáles son sus intenciones y para que se encuentra en Tinder. Entonces, salvo que tu sólo quieras fiesta, es mejor que ni te dignes a saludarlo/a.

De todas formas, si res mujer y lo que buscas es sólo sexo casual, igual debes asegurarte de que no estés ante un maníaco sexual o un violador en potencia. Pero para eso las estrategias está en cómo llevas la conversación, en las preguntas que le haces y en lo que el otro responde.

Quien se camufla

Con esto nos referimos a esos que eligen subir fotos rodeados de amigos o familiares. De esa forma, es imposible saber quien es la persona que está inscrita en Tinder. Puede ser desde el adolescente de 18 años sentado abajo a la derecha, pasando por el pelado borracho o la gorda de rosado, hasta la abuela de 60 años. Este es otro espécimen del que hay que desconfiar, dado que tampoco quiere mostrarse.

Además, esta actitud demuestra temor al rechazo por parte de la otra persona, y una baja autoestima y aceptación de lo que uno es. Caso contrario no se escondería en medio de una muchedumbre.

Otro ejemplo de camuflaje es aquel que se saca fotos en las que el flash tapa su rostro. Nuevamente la pregunta es la misma: “¿Qué está escondiendo?”. En estos casos es inevitable que aflore la duda y que decidas no conversar con esa persona que parece más un alien que tu posible media naranja.

Por otro lado, si la foto fue realizada por la propia persona ante un espejo, la situación es peor porque da la idea de que el otro sufre tal soledad que no tiene ni a quien pedirle que le tome una fotografía decente  para Tinder.

Más información:

revistaohlala.com

Compartir este artículo

Acerca del autor

Comentarios

  1. Avatar Noelia Angosto Responder

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar