El desafío de vivir juntos

Hace mucho que sales con una persona que te hace sentir maravillosa. Cada segundo que pasas con él o ella es mágico y los días se hacen más livianos y divertidos cuando estás a su lado. Se comprenden, se apoyan y la pasan genial juntos. Nunca se sienten aburridos el uno del otro y estás seguro/a de que te hace feliz. Entonces, quizá llegó el momento de dar el gran paso e ir a vivir juntos. Pero cuidado, para que toda esa hermosa relación que tienen se mantenga en pie, es importante que sepan sobrellevar correctamente ese cambio.

Muchas parejas no saben afrontar el desafió de vivir juntos y terminan rompiendo a los pocos meses. Sin embargo, la ruptura no tiene que ver en nada con el amor que se tiene el uno al otro, sino que se relaciona directamente con la imposibilidad de saber afrontar la convivencia.

Secretos sobre cómo vivir juntos

Lo principal es entender lo que significa vivir con tu pareja. Para nada implica vivir la vida del otro, al contrario es mucho mejor que cada cónyugue se tome su propio espacio físico y emocional, a la vez que mantiene uno en común con la otra persona. De esta forma se evita el principal malestar que sienten muchos cuando se mudan con su novio o novia: la pérdida de identidad personal.

Es importante que la convivencia no te transforme en otra persona, simplemente debe tratarse de un espacio con nuevos desafíos, como aprender a mantener encendida la llama, y beneficios, como poder disfrutar constantemente de tu pareja.

Otra cosa muy importante es aprender a ser comprensivo, respetuoso y tolerante. Puede suceder que viviendo juntos descubras aspectos de tu pareja que no conocías y que te desagradan. Sin embargo esto no es razón para tirar todo por la borda, vasta con conversar y llegar a un mutuo entendimiento (porque puede suceder que al otro le este pasando lo mismo contigo ¡nadie es perfecto!).

Hay ciertos trucos que ayudan a la hora de llevar adelante la convivencia de manera positiva. Uno de ellos es repartir las tareas domésticas de forma equitativa y ayudarse mutuamente. Otro es establecer claramente la división de gastos, para evitar discusiones monetarias.

Pero los expertos señalan que los tres pilares de toda buena vida en pareja son el respeto, la comunicación y el compromiso.

El respeto

Es importante entender que no debemos anular la vida de nuestra pareja, así como a uno no le gusta que lo anulen. Con esto queremos decir que no debes intentar modificar al otro para que se adapte a ti y a tus costumbres, sino que juntos deben construir una nueva manera de vivir.

Con respecto a los defectos, está bien pedirle al otro que los cambie pero siempre siendo tolerante y paciente. Además, nunca hay que olvidar que uno mismo también tiene mucho que mejorar. Ambas partes deben esforzarse por hacer más amena la convivencia.

El compromiso

Muchos le temen a esta palabra, pero es importante que esté presente en toda relación. Aunque no tengas proyectado vivir para siempre con tu actual pareja, debes comprometerte con ella al menos por el tiempo que dure la relación. Esto implica no dejarse ganar por la rutina y tratar siempre de mantener encendida la llama de la pasión. Si el desgano y el desinterés se instalan entre tú y tu pareja, no estás comprometiéndote con la relación.

La comunicación

Es fundamental porque todo puede caerse al suelo si no hay comunicación. Este ingrediente es clave para solucionar los problemas, conocer más al oro, expresar lo que sentimos, conocerse, etc. Tiene muchas funciones positivas y ninguna negativa, por lo que no hay escusa para dejarlo de lado en tu relación.

Algunas otras claves para que una vida juntos marche correctamente son, primero, no exigir todo del otro sin poner nada a cambio. Es crucial que ambas partes se jueguen el corazón en la relación y apuesten a ella de igual manera, sino sería como querer sostener una mesa con una pata menos.

Los dos tienen que considerarse iguales dentro de la relación. Ninguno está por encima del otro porque el amor es una sociedad y no hay ningún jefe. Son dos personas hecha una.

Segundo, es importante compartirlo todo con el otro, esto quiere decir no sólo la ausencia de secretos, sino también saber alegrarse y entristecerse con lo que le sucede a la pareja. La empatía es un engranaje que ayuda a que la convivencia marche mejor.

También es importante recordar que la pareja debe estar por encima de todo, más allá de lo que opinen la familia y los amigos. Eso sí, siempre que sus consejos no sean para bien sino para afectar una situación de felicidad.

Finalmente, es muy importante buscar constantemente la felicidad del otro, más que ser feliz uno mismo. Si amas a tu pareja serás feliz cuando él o ella lo sea, por lo que no tendrás necesidad de ser egoísta.

Más información:

diariofemenino.com

abc.es

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar