Crean un club para los que tuvieron sexo en las alturas

Cuando se trata de amor y de relaciones de pareja hay grupos para todos los gustos: para solteros, para románticos, para los que disfrutan de los tríos, para los aventureros en la cama, para los tímidos, para los que prefieren “jugar rudo”, etc. Pero lo que seguro no sabías es que existe un club para los que tuvieron sexo en las alturas.

¿Esto que quiere decir? Pues que todos aquellos que tuvieron encuentros sexuales arriba de un avión, o a más de 1600 metros de altura, ahora tienen un selecto y exclusivo grupo en el cual reunirse, enterarse de datos curiosos y escuchar (también contar) anécdotas repletas de pasión.

El club se llama Mile High Club (traducido significa El Club de la Milla de Altura) y no exige que sus miembros sean pilotos, azafatas o que posean algún conocimiento sobre aviones. Simplemente acepta como miembros a personas que sean lo suficientemente aventureras y osadas como para tener sexo en un avión o a una milla de altura (1600 metros).

Detalles del Mile High Club, el lugar para amantes del sexo en las alturas.

Para ingresar formalmente basta con que cuentes tu anécdota romántica en las alturas. Nadie se preocupará por verificar si es real, pero seguramente nadie se interesaría en formar parte de un grupo donde todos han vivido una experiencia que no conoce.

El club es totalmente virtual. Es decir que no hay un espacio físico donde sus miembros se reúnan, más allá de las salas de chat o foros de la página.

Básicamente el grupo es un sitio web con dominio británico donde gente de todo el mundo cuenta su anécdota sexual en las alturas. Además, se puede ingresar a la tienda virtual y comprar una taza, gorra, camiseta o un certificado que demuestre que se es miembro de este grupo amante de la adrenalina aérea.

Por otro lado, el sitio comenta datos curiosos y divertidos relacionados con los encuentros amorosos en los aviones y/o en las alturas en general.

Un ejemplo de dichos comentarios de interés es el que refiere que si hubiese que elegir un primer miembro honorable y fundador de este club, no habría nadie mejor que Lawerence Burst Sperry, quien inventó el piloto automático en 1914. Al parecer, el inventor tuvo una aventura en una cabina de avión con una celebridad del momento.

Se dice que la intención era probar su invento. Aunque lo hizo de manera un poco arriesgada ya que, en medio del fragor de la pasión, el piloto automático se desconectó y ambos tuvieron que realizar un aterrizaje forzoso, pero sin sufrir daños mayores.

Para sus miembros, el tener sexo sobre un avión es la expresión más acertada de tocar el cielo con las manos. Por eso no es de extrañar que otra información que aporta la página web de este particular club es una lista de argumentos y razones para que la gente se anime a tener sexo en un avión.

La lista es bastante extensa, y cada miembro puede agregar su opinión si así lo desea. Pero podemos destacar dos argumentos principales: por un lado que, según explican los socios, la menor presión atmosférica y oxígeno que hay en al cabina contribuyen a alcanzar orgasmos más intensos; por otro, que estar haciendo algo prohibido y riesgoso genera mucha adrenalina y emoción, dos ingredientes que harían que el sexo fuera mejor.

Finalmente, se puede encontrar una lista que consiste en un ranking de los lugares más comunes donde la gente tiene sexo en un avión. No sorprende que el primer puesto lo gane por gran diferencia el baño, ya que algo de intimidad mientras se practica el sexo en un lugar prohibido no está de más.

En el ranking sigue, y esto si que sorprende, los asientos. Debido a su exposición es muy complicado practicarlo en este lugar, salvo que todos los demás pasajeros estén dormidos o que se viaje en una cabina de primara clase semi- vacía.  También los exóticos que prefieren las “caricias” pueden optar por este tipo de sitio arriba del avión para llevar adelante sus prácticas amatorias.

Finalmente (no es que haya muchas más opciones de lugares para tener sexo dentro de un avión) se ubica la cabina del piloto. Extrañamente las estadísticas del sitio hablan de que este lugar es un sitio bastante concurrido, obviamente, por los pilotos y las azafatas que tiene deseos de experimentar el amor en pleno vuelo. Ahora ya sabes a donde va esa simpática señorita que sirve el café cada vez que “desaparece”.

¿Te imaginaste que podía existir un grupo como este? La realidad es que navegando por Internet se puede encontrar un sitio ideal para cada tipo de gusto personal. Si te quedaste con deseos de saber más respecto a este en particular, te animamos a explorar sus página web y a enterarte de más curiosidades al respecto del amor en el aire.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar