Cómo saber si sufres dependencia emocional?

No es fácil detectar que sufrimos de dependencia emocional, pues en la mayoría de los casos la persona que la padece es la última en darse cuenta.

Estamos tan metidas en la relación, que no nos percatamos de que miramos por los ojos de la otra persona y casi respiramos por y para ella.

Puede parecer exagerado, pero, de hecho, no lo es.

La dependencia emocional hacia la pareja o hacia otra persona es similar a una droga. Cuando la sufrimos, es como si necesitásemos de ella para poder vivir.

En el artículo de hoy vamos a centrarnos en la dependencia emocional hacia la pareja.

Hay muchas señales que nos indican que estamos padeciendo dependencia emocional y sería casi imposible nombrarlas todas en un solo artículo, pero voy a intentar hacer un resumen de las más importantes para que puedas detectar si la estás sufriendo y sepas ponerle remedio antes de que dañe por completo tu vida, tu autoestima y tu bienestar.

Si te interesa ampliar la información, en este post te enseño la manera de detectar la dependencia emocional y superarla con éxito.

Los aspectos que te harán saber si sufres de dependencia emocional.

Aislamiento.

dependencia-a-la-parejaImagen de Free-Photos para Pixabay

La persona que depende emocionalmente de su pareja se aísla del resto del mundo por iniciativa propia. Poco a poco va estrechando su círculo de amistades y contactos hasta reducirse a la persona que es el centro de toda su atención: su pareja.

Ya no le interesan las salidas con sus amigos o familiares y empieza a abandonar actividades de las que antes disfrutaba.

Su principal objetivo es pasar el mayor tiempo posible con su pareja. La persona que, en su opinión, le proporciona el bienestar y la calma que necesita.

Ya no le apetece hacer planes en los que su pareja no esté incluida, pues todo está orientado a pasar el mayor tiempo posible con ella, llegando incluso a cambiar de aficiones si así lo considera necesario por “el bien de la relación”.

Organiza sus actividades haciéndolas coincidir con las horas en que su pareja realiza las suyas. De esta forma, va perdiendo progresivamente su autonomía e iniciativa propia.

Toda su vida gira en torno al otro.

Pánico a que la relación se rompa.

dependencia emocional y miedo a la rupturaImagen de engin_akiurt en Pixabay

Esta es una de las principales señales de una persona emocionalmente dependiente de su pareja. El miedo constante e irracional al abandono o la pérdida.

Cuando alguien siente confianza en su propia valía y en que podrá salir adelante por sí misma, aunque la pareja se rompiera, no siente este temor de manera tan pronunciada.

Es por ello, que, para evitar esa temida ruptura, muchas personas con dependencia emocional se vuelven extremadamente sumisas y complacientes con su pareja con el propósito de evitar que ésta se enfade o se sienta contrariada.

Anteponen la felicidad y el bienestar de su pareja a la suya propia con tal de mantener la relación a flote.

Si al pensar en la posibilidad de que tu pareja se rompiera o te abandonara, te invade la angustia y piensas que tu vida no tendría sentido sin ella, no hay duda. Sufres de dependencia emocional.

Idealización de la persona amada.

 

dependencia-emocional-parejasImagen de langll en Pixabay

La persona con dependencia emocional suele tener idealizada a su pareja. La siente superior a ella y profesa devoción absoluta. Sabe más que ella, es más lista, más segura, más simpática o, más elocuente.

Síntoma inequívoco de ser una persona con una baja autoestima, que son las más propensas a acabar enredadas en relaciones tóxicas.

Muchas veces esta idealización se debe más a la idea romántica que se tiene sobre el amor, que a las cualidades reales de la otra persona. De ahí que ensalcen sus virtudes y minimicen sus defectos.

Necesitan creer que su pareja es capaz de cumplir con todas sus expectativas. Tanta es su necesidad de ser amados, que se engañan a sí mismas idealizando una figura que en nada se corresponde con la realidad, manteniendo la esperanza de que en un futuro pueda llegar a cumplirlas.

Mira este artículo. En él puedes ver claramente qué es la idealización de una persona. 

El sufrimiento en la dependencia emocional.

La dependencia emocional es una de las formas de relacionarse más peligrosas.

Causa un inmenso dolor e infelicidad, pues la mayoría de las ocasiones esa dependencia no está relacionada con el amor que se siente hacia la pareja, si no por la necesidad imperiosa de afecto de la persona que la padece.

Son situaciones de apego en las que la persona afectada puede darse cuenta de lo tóxica y dañina que es la relación, pero se ve incapaz de ponerle punto final.

Se siente anulada y le falta voluntad. Su autoestima está tan dañada, que no soporta la sola idea de emprender sola una nueva etapa.

Si finalmente la relación acabara por romperse, la persona con dependencia tratará desesperadamente de buscar un nuevo amor que sustituya al anterior y le proporcione de nuevo la seguridad y el afecto que tanto ansía.

Si este artículo te ha parecido útil, compártelo para que pueda llegar a más gente que lo necesite.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar