Cómo confirmar si estás lista para la convivencia?

Última modificación: Por

Decidir si convivir o no con el chico con el que sales hace tiempo es un paso fundamental en toda relación. Por esa razón es muy importante que no se tome a la ligera y que pienses bien antes de decir “si” o “no”. De hecho, algunas parejas suelen arruinar lo que tienen sólo por precipitarse a hacer algo para lo que no están listos. Con la finalidad de que no equivoques tu respuesta, es que en esta nota te traemos las señales en las que debes fijarte para saber si la convivencia es una buena elección o no para ti y tu pareja.

Aprende a confirmar si estás lista para la convivencia

La pareja crece

Si  a medida que pasa el tiempo sientes que el lazo entre tu y tu pareja se profundiza, significa que es un buen momento para dar el gran paso y vivir juntos. Si la unión es profunda y sólida, tendrán más posibilidades de triunfar en la empresa. Esto significa que deben saber conversar, escucharse, entenderse, resolver los conflictos con facilidad y acompañarse emocionalmente.

Por otro lado, es muy importante que ya lleven largo tiempo juntos porque eso les garantiza que se conocen lo suficiente como para dar el gran paso. Seguramente con la convivencia siempre aprenderás cosas nuevas (buenas y malas) sobre tu pareja, pero nunca te llevarás sorpresas terribles. Por esa razón, nunca te mudes con alguien a quien recién has conocido. Es mejor tomarse el tiempo necesario antes que fracasar estrepitosamente.

Conoces sus mañas

Antes de vivir juntos definitivamente, es buena idea intentar breves periodos de convivencia. De esa forma se van conociendo mutuamente en la vida cotidiana. Esto incluye las mañas, como puede ser la obsesión por la limpieza o la intolerancia a los ruidos fuertes, y las malas costumbres, como no lavar la taza que se utiliza o dejar la tapa del inodoro arriba. La idea es que aprendan a tolerar esas pequeñas cosas para que no arruinen la relación y a comunicar el fastidio de manera tranquila y racional. De esta forma las actitudes de van acomodando al otro sin desencadenar peleas.

Este paso previo es muy importante. Si prácticamente conviven (unos días en su casa y otros en la tuya) y se llevan perfectamente con la distribución de tareas y de gastos, no hay dudas de que están listos para buscarse un hogar en común. Todo este proceso permite, además, evitar sorpresas en cuanto al comportamiento del otro.

Por otro lado, el periodo de prueba te ayudará a saber si te gusta tu pareja tal cual es  o si buscas cambiarla constantemente. Si tu caso es el segundo, mejor sería que no te mudes con él. Está bien que le señales ciertas fallas graves, pero no puedes pretender volverlo otra persona porque la convivencia fracasará. Pon en la balanza los beneficios y dificultades antes de decidir.

Evaluar que hacer en caso de ruptura

Esto no significa ser negativo, sino simplemente ser precavido. Es buena idea que planeen cómo se desenvolverán en el caso de ruptura para así evitar momentos incómodos y de fastidio. Una vez que hayan peleado será difícil decidir fríamente quien se mudará, quien se quedará con los muebles y quien con el perro, etc. Pensarlo también ayuda a profundizar la unidad y a que ambos trabajen en mantener la relación, ya que ambos podrán ver lo difícil que se volverá todo si rompen.

Dividir tareas

Es importante que antes de mudarse quede en claro quien se encargará de cada cosa, para así evitar luego reclamos y críticas innecesarias. Otras reglas a discutir es también cómo decorarán, cómo distribuirán el armario y los cajones de los baños, y cómo se organizarán cuando tengan visitas que no sean compartidas (como pueden serlo tus amigas del gimnasio).

Dentro de esta categoría también entra la conversación sobre cómo se dividirán los gastos. Lo ideal es que los pagos sean a medias, salvo que alguno tenga algún gasto extra que sólo le corresponda a si mismo, como puede ser una prepaga médica. En esos casos el gasto es personal y no se puede pretender que el otro colabore si no lo beneficia. Claro está que todo el plan de pagos será en relación a cuánto gane cada uno en su trabajo.

Visualizar el futuro juntos

La mudanza juntos es sólo un paso más en la relación, pero para darlo es necesario que, así como se plantean una posible ruptura, se plateen que hacer si siguen juntos. Es importante que los objetivos estén claros y que sean comunes, ya que no es bueno, por ejemplo, que uno espere casarse y que al otro no le  importe hacerlo. Una conversación de este estilo debe hacerse con seriedad, responsabilidad, tolerancia y paciencia porque es fundamental para que la convivencia no sea en vano.

Más información:

imujer.com

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar