Usa los mejores trucos del marketing en tu perfil

Echa un vistazo a tus posesiones y plantéate lo siguiente: ¿Cómo consiguieron venderme la mitad de estas cosas?

En la mayoría de los casos creerás (equivocadamente) que nadie te lo vendió. Que tú elegiste comprar libre de condicionamientos externos usando esa capacidad del ser humano para tomar decisiones. Que creas esto es genial. De hecho, no pretendo convencerte de lo contrario, esta ficción es necesaria para que las técnicas aquí explicadas funcionen a largo plazo.

Al fin y al cabo, si fueras consciente de que algo ha influido en tu decisión, dudarías de la pureza de la misma. Mientras creas que fuiste tú el que eligió, te sentirás bien con tu elección y actuarás en consecuencia.

Imagina que tuvieras el poder de influir en la mente de los demás para que tu perfil destacase, para que tus mensajes llegaran a la persona a la que quieres que lleguen y, en definitiva, para inclinar la balanza a tu favor. Con la cantidad de competencia que hay en los sitios web para conocer gente, aprovechar algunas reglas de marketing puede marcar la diferencia.

Conseguir que tu mensaje llegue

Samy Kamkar decidió hacer un pequeño experimento para conocer cómo funcionaba una página para encontrar pareja como OkCupid. Él sabía cómo funcionaba el lado del chico: Mandar mensajes a todas las personas que encontraba interesantes y esperar una respuesta que demasiadas veces no se producía. ¿Era porque no gustaba o porque no leían los mensajes? Había que averiguarlo.

Creó un perfil usando la información de su vecina, una mujer bastante agradable a la vista. Entonces esperó a ver que pasaba. Los mensajes de hombres no tardaron en llegar y pronto el alto volumen de los mismos provocó que estudiarlos se convirtiera en una ardua tarea. De modo que se centró únicamente en estudiar los títulos de los mensajes.

Tras un par de semanas, analizó los resultados y observó que el 90% de los mensajes empezaban con un “¿Qué tal estas?”, “¡Hola!” y similares. Cuando recibes 50 mensajes al día y todos empiezan de forma similar, es imposible decidir cuál abrir y cuál no. De modo que planteó un experimento: emplear títulos que destacasen. Esto es: Nada de “Hola” y similares, sólo frases que llamen la atención.

Tras un mes probando unas y otras descubrió algo curioso: El que mejor funcionaba era: “Que te jodan”. Ese lo abrían. El truco estaba en salir bien del paso después de esa frase tan poco conciliadora pero, por lo general, a las mujeres les hacía gracia la audacia del chico. Deberías probarlo.

Elegir la foto adecuada

Lo de escoger qué foto usar es un mundo. No se si alguna vez has hecho la prueba preguntando a amigos y conocidos pero, si no lo has hecho, ya te cuento yo lo que pasaría: Lo más probable es que la foto que tú crees que es la mejor, no lo sea. Que nos guste a nosotros no es un buen indicador de que le vaya a gustar a los demás.

Sabiendo eso, te he dejado sin el método más común para elegir foto así que, ¿cómo hacerlo?

Un truco muy básico pero que funciona bien es salir con un animalillo en las fotos. Puede parecer trampa pero, funciona. Las fotos en las que sale un gato o cualquier otro miembro de la fauna gustan más, es así.

Eso está bien para conseguir gustar más en general pero, igual que las marcas no intentan vender su producto a todo el mundo, tú tampoco deberías intentar apelar a todo el mercado. Pepsi fue durante años para “la nueva generación”, Mercedes apela a la gente que quiere proyectar un estatus de elegancia y lujo. ¿A quién quieres llegar tú?

Si respondes que a la gente guapa, inteligente y simpática no vale. Aún si consiguieras atraer solamente a este mercado, te estarías haciendo un flaco favor pues en realidad, tu mercado debe ser aquel a quien le guste lo peor de ti. Sí, puede que suene fatal pero si entras en una relación tratando de ocultar lo que tú crees que es lo peor de ti, la relación no durará mucho. Hay que hacer lo contrario.

Igual que no sabes elegir qué foto es en la que mejor sales, tampoco sabes predecir qué es lo que no les gustará a los demás. Por esto, si tú crees que tu nariz es fea, o que tienes sobrepeso, o que te estás quedando calvo y eso no le gusta a nadie, estás equivocado (o equivocada). La foto que elijas debe mostrar eso que menos te gusta de ti. Así llegarás a las personas a las que les gusta ese rasgo de ti. Dejarás fuera a todos aquellos que perciben eso como algo poco atractivo pero, esos no te importan, sólo debes tener en mente los que van a ver atractivo ese rasgo. Esos son los buenos.

Conclusión

No se si hay una media naranja para cada persona. Yo me inclinaría por pensar que no, pero es una de esas cosas que simplemente no pueden saberse. Sin embargo, si hay algo demostrado es que la publicidad funciona. Las marcas no se dejarían cientos de millones en este esfuerzo si no fuera útil. ¿Por qué no usar sus técnicas para hacer el marketing de tu persona?

Si crees que tu media naranja existe, usando estos trucos será más fácil que te encuentre. Y, si no crees, ayudarán a que tu perfil destaque sobre el resto y apele a las personas con las que tienes más posibilidades de entablar una relación estable.

Son todo ventajas.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar