Actitudes que pueden afectar a tu relación sin que te des cuenta

Pensamos que nuestra relación es perfecta, que todo marcha bien y que es una alegría enorme el estar con una persona que queremos. Sin embargo, de un momento a otro la situación puede volverse un poco diferente, hasta que nos damos cuenta que no todo siempre ha sido bueno.

Esto se debe principalmente porque tomamos una serie de actitudes que van socavando nuestra relación de a poco y muchas veces sin darnos cuenta. Lo cierto es que se tratan de trampas que debemos aprender a identificar cuáles son para que no sigan afectando la relación.

Hay que tener claro que tenemos la capacidad de aprender de nuestros errores para que nos convirtamos en personas responsables y verdaderamente comprometidas. Por ello, mostramos algunas de las actitudes tóxicas que pueden afectar a tu relación sin que lo notes.

6 actitudes que dañan a la relación sin que te des cuenta

Es momento de tomar nota de esas conductas destructivas que tenemos y que son un enemigo silente de nuestras relaciones.

Imagen de Freestocks.org en Pexels.com

1. Desconfiar del otro

Quizás en el pasado sufrimos mucho en una relación, no nos quisieron y no nos valoraron, por ende, tomamos la actitud de desconfiar de las buenas intenciones de otras personas. En un inicio, eso puede funcionar para protegernos pero lo cierto es que aquello actuará más bien como un detonante para destruir a cualquier relación.

Preguntas como: ¿En dónde estará? ¿Con quién estará? ¿Será que me está engañando? ¿De verdad está enamorado/a de mí? ¿Qué haré si me deja?, son muestra de que existe una gran inseguridad que habita en el interior y que puede provocar la inestabilidad de la relación.

El hecho es que no podemos controlar todo y habrá situaciones que se nos escaparán de las manos, pero ser alguien absorbente, posesivo y extremadamente dominante porque, de lo contrario, nuestra relación tendrá los días contados.

Imagen de Helena Lopes en Pexels.com

2. Centrar tu vida hacia el otro

Es cierto que al tener pareja nuestro mundo cambia por completo. Todo lo queremos hacer por y para esa persona y eso pueda que tenga cierto sentido, en especial cuando la relación está comenzando.Sin embargo, depositar tu vida, decisiones y comportamientos en la otra persona, no sólo sujetará al otro a hacer grandes cambios sino también puede ser una situación que juegue en contra de tu pareja.

Para no caer en esta trampa tan peligrosa, siempre hay que recordar que hay que preservar la individualidad en todos los aspectos posibles. Cada persona es dueña de sus decisiones, dudas, incertidumbres, deseos, gustos y sueños. Nada ni nadie deben o pueden hacernos presión de nuestros espacios. No lo olvides.

Imagen de Duang Nhan en Pexels.com

3. Tener demasiadas expectativas

Cada relación pasa por determinadas etapas las cuales, por cierto, significan que el amor va evolucionando con el paso del tiempo. Esto tiene que servir para comprender que las dinámicas siempre cambian, sobre todo después de la fase del enamoramiento.

Además, hay que tener claro que es necesario derrumbar las expectativas de lo que creemos debe ser una relación, es importante respetar los tiempos y el desarrollo de las cosas. El amor real pasa por problemas, peleas y conflictos, pero también por momentos maravillosos y llenos de alegrías.

Imagen de Pixabay en Pexels.com

4. Pensar que la relación es para siempre

Aunque nos cueste pensarlo,  las relaciones son finitas. Sin embargo, existe la creencia de que el amor es para siempre por lo que muchas personas tienden a desconsiderar a sus parejas, a no pasar tiempo con ellas, a no compartir momentos y a dar todo por sentado, cuando lo cierto es que las relaciones se fortifican con acciones y detalles. Las cosas no irán bien sólo con nuestro deseo.

A pesar de que esta premisa puede ser un poco dura, hay que hacer todo lo posible por tener una relación sana, libre, respetuosa y amorosa. Hacer las cosas con el mejor esfuerzo posible y superando los obstáculos con la mejor actitud. Vivir el presente es una buena fórmula para disfrutar de lo que está pasando.

Imagen de Duong Nhan en Pexels.com

5. Dejar de tener relaciones sexuales

Estudiosos afirman que el sexo es necesario para la relación. Sin embargo, se sabe bien que la pasión y el deseo comienzan a disminuir notablemente con el paso del tiempo, lo que produce que se pierda la conexión en la intimidad.

Por suerte, existen métodos y herramientas que nos pueden ayudar a mejorar nuestra vida sexual. Sólo es cuestión de abrir un poco la mente y darle paso a la creatividad y la diversión. ¿Por qué? El sexo es otra manifestación del afecto de la pareja y hay que darle el espacio que merece.

Imagen de Pixabay en Pexels.com

6. Criticar a la pareja

Bien, puedes que lo hayas hecho y no te hayas dado cuenta del daño que le haces a tu pareja cada vez que le haces una crítica. Estas pueden volverse mucho peor cuando se remarcan los defectos del otro.

Lo mejor en este caso es que, si tienes algo que decir, hacerlo de la mejor manera posible y tratando de ser delicado. Recuerda que eres la persona que ama y que esperar el mejor trato de tu parte.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar