9 cosas que no debes hacer después de la intimidad

“Intimidad” es una palabra que no sólo abarca la relación sexual, ya que también implica la conexión y la complicidad que existe entre las dos personas. De hecho, para algunos especialistas, el acto en sí es un momento en donde se conjugan la unión, la confianza, el deseo y el amor de la pareja.

Si bien el tener relaciones íntimas es increíble, también hay que tomar en cuenta que el post sexo tiene un nivel de importancia, ya que puede dar pie al fortalecimiento, la  cercanía y la sensualidad en la pareja.

Es por ello que describiremos, a continuación, una serie de acciones que definitivamente no tienes que hacer después de la intimidad. Recuerda, un simple gesto puede arruinar la atmósfera y más rápido de lo que puedas imaginar.

Algunos ejemplos sobre esas cosas que no debes hacer después de tener relaciones con tu pareja

Imagen de Mahrael Boutros en Pexels.com

1. Hacer comparaciones

Hubo una ocasión que viví en mi anterior relación y que la verdad fue bastante incómoda. Después de la intimidad, hablamos como solíamos hacer pero luego la situación se tornó extraña cuando comenzó a comparar a su ex conmigo.

Por varios minutos, fui incapaz de procesar correctamente lo que me estaba diciendo y menos en una situación como esa. Sí, fue muy desagradable.

El hecho es que las comparaciones son detestables, sobre todo después de haber compartido un momento tan íntimo. Te pedimos que por favor no lo hagas.

2. Olvidarte de todo y tomar el celular

Imagen de Tracry Le Blanc en Pexels.com

Si en una reunión, o cita, se sabe que resulta muy incómodo ver que alguien que hunde la cabeza en el teléfono, ignorando todo lo que alrededor. Pues, imagina hacer eso después de acto. Resultaría algo bastante incómodo, ¿cierto?

Además, eso da a entender un par de cosas: que el momento que tuvieron no resultó ser tan importante y que todo parece indicar que es mejor proceder con la retirada. En cualquier caso, es un “no” rotundo.

3. No limpiarte

Después del orgasmo, sólo queremos extendernos a lo largo y ancho de la cama y proceder a relajarnos un buen rato. Sin embargo, es un error grave el no ir al baño y limpiarte correctamente.

Durante el coito, puede haber un intercambio de bacterias y demás microorganismos que se quedan alojados tanto en la vagina como el pene. Por ello, es importante tomar un tiempo para limpiarse correctamente. Esto se trata de un acto de higiene y responsabilidad que no debe dejarse de lado.

4. Dormir con lencería sexy

Imagen de Oscar Mickols en Pexels.com

Las prendas atrevidas son estupendas para seducir y provocar, pero no son necesariamente unas buenas compañeras cuando se trata de descansar después de la intimidad.

De hecho, algunos expertos han indicado que lo preferible en estos casos es usar ropa de algodón o –preferiblemente- quedarse desnudo. Entonces, es momento que te vayas despidiendo de los encajes y demás.

5. Decir “gracias”

Se supone que existe confianza con tu pareja por lo que es un poco extraño hacer un agradecimiento. La intimidad es un momento en donde ambos comparten el deseo de estar juntos. Dar las “gracias” afectará la atmósfera gravemente.

6. Preguntar “¿me quieres?”

Después del sexo es normal que afloren sentimientos que deseamos casi desesperadamente expresar. Si tu pareja está contigo es porque te quiere y eso es obvio, pero si se trata de un ligue de una noche, esa pregunta será más que innecesaria. Sin duda, se trata de un error que puede arruinar por completo una noche increíble.

7. Conversaciones desmedidas

Imagen de Pixabay.com en Pexels.com

Estar con alguien es garantía de tener muchos y variados temas de conversación, pero ¿no sería un poco exagerado hablar sobre Termodinámica o acerca la influencia de la mitología griega en los estudios del Psicoanálisis justo después de tener relaciones? Exacto, no tendría cabida.

Por ello, cuando sientas ganas de explayar esa avidez por compartir información intelectual un poco densa, piensa que siempre habrá oportunidad de hablar de esos temas con más de comodidad.

8. Dormir:

Imagen de Ivan Obolensky en Pexels.com

Hay algunas personas que sienten sueño después de acto y eso está bien si el otro también lo tiene. Al final, sólo basta acomodarse cómodamente sobre la cama y prepararse para descansar.

Sin embargo, todo se torna diferente si uno de los está más despierto que nunca, situación que suele pasarle a las mujeres en la mayoría de los casos.

Después de la intimidad puede ser un momento para afianzar el romanticismo, así que no es buen plan dar media vuelta y roncar. Podrías incomodar al otro y terminar con una pésima noche.

9. Encender la televisión:

Vale, no habrá problema si los dos acuerdan ver esa película que ya han visto bastante pero que resulta increíblemente entretenida. No obstante, es de mala educación encender el aparato sin hacer una previa consulta. Tu pareja –o acompañante- se sentirá inmediatamente desplazado. Así que, ya sabes, mucho cuidado con eso.

Como mencionamos anteriormente, la intimidad es un momento en donde nos conectamos más y mejor con el otro, aseguremos siempre el tener una gran velada y en pasarla bien.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar