7 Reglas Básicas para Causar una Buena Primera Impresión a tu Cita

Ah, recuerdo cuando yo y mi enamorado nos conocimos por primera vez. Nos encontramos un domingo por la mañana en un popular parque de mi ciudad. Quedamos de vernos a las 10 cerca a una estatua de un toro multicolor. Llegué 10 minutos antes, me senté en una banca y lo esperé. Cuando llegó, me preguntó si había esperado mucho y me dijo que le sorprendía que hubiese llegado a la hora ya que los peruanos somos muy populares por nuestro sentido de la (im)puntualidad. Este solo pequeño (y, tengo que admitir, irrepetible) detalle me hizo quedar muy bien con él. Si quieres conocer otras formas de causar una buena primera impresión a tu cita, sigue estas 7 reglas básicas.

Cómo causar una buena primera impresión a tu cita?

1. SE PUNTUAL

Imagen de MabelAmber en Pixabay

Si mi enamorado supiera que yo estoy hablando sobre puntualidad, probablemente se indignaría. Pero la historia sobre como empecé a llegar cada vez más tarde a todas nuestras citas no viene al caso. Lo importante es saber que, para causar una buena primera impresión a la persona a la que vas a conocer por vez primera, llegar a la hora en la que quedaron es primordial. Ahora, si puedes llegar unos minutos antes, es todavía mejor.

¿Por qué importa?

Uno de los bienes más preciados del mundo es el tiempo: es un recurso básico de todos los seres humanos y es irrecuperable. Con lo valioso que es, el que tú apartes el suficiente, o más, para no desperdiciar el de la persona con la que te vas a encontrar, le comunica al otro que estás dispuesto a invertir en él.

¿Cómo lograrlo?

La puntualidad no es un arte, aunque en algunas ciudades se ha convertido en uno. El caótico tráfico vehicular puede ser impredecible, aún más si es que hay obras en construcción cerca a las avenidas o si es que la cobertura de transporte público no supera al privado. Para no llegar a deshora, lo primordial es planificar y anticiparse.

  • Arma tu outfit un día anterior
  • Averigua qué bus o ruta debe seguir
  • Come ligero la noche anterior para dormir y despertar bien.
  • Pon una alarma de recordatorio.
  • Si tu cita es en la tarde, toma un desayuno poco pesado para que tu estómago y los nervios no te jueguen una mala pasada antes de salir.

2. LLEVA UN PEQUEÑO REGALO

Imagen de congerdesign en Pixabay

Imagínate contarle por whatsapp a tu cita algo personal, como que te gustan muchos los animes y que tu personaje favorito es Vegeta. Le has dicho a esta persona que incluso tienes un disfraz para Halloween de él en modo super saiyajin, que lo usas todos los años y que es tu héroe de la infancia. Ahora, imagina que el día que finalmente se encuentran, esa persona te lleva un llavero de Vegeta. ¿No se te derretiría un poco el corazón?

¿Por qué importa?

Un detalle de este tipo, sin importar que tan pequeño o grande pueda ser, causa un efecto  muy positivo en tu cita porque demuestra que, durante todo ese tiempo intercambiando historias e ideas y sueños, tú estabas prestándole atención. No tienes que tirar la casa por la ventana y gastarte todo tu sueldo en un regalo super costoso; esto causaría el efecto contrario porque sería demasiado muy pronto. Tampoco es necesario que le lleves algo hecho a mano porque sería un regalo muy personal. La idea es demostrarle a esta persona que le has estado escuchando.

¿Cómo lograrlo?

Si han estado conversando por un medio escrito, como Whatsapp o Facebook, solo repasa los mensajes que se han enviado y seguro tendrás más de una idea. Si han conversado mucho por teléfono o videollamada y no recuerdas con seguridad qué cosas le gustan, siempre puedes acudir a sus redes sociales y stalkear un poco de su vida. Pero ¿qué hacer si es una cita a ciegas? Si no has tenido ni siquiera la oportunidad de hablar antes con esta persona, pídele a quien hizo de Cupido entre ustedes dos que te cuente un poco sobre tu cita.

3. NO MONOLOGUES, CONVERSA

Imagen de MabelAmber en Pixabay

Hay que reconocer que la mayoría de personas adora hablar sobre sí mismas, ya sea porque se tienen mucho amor propio, porque es el tema del cual conocen más o porque están tan nerviosos que no saben de qué más hablar. Sea cual sea la razón, monologar durante tu cita no va a hacerte ningún bien si lo que quieres es causar una buena primera impresión.

¿Por qué importa?

Puedes hacer sentir a tu cita especial desde el inicio al permitirle expresarse, y también le estarás demostrando tu interés. Habladores hay muchos, pero la gente que sabe escuchar escasea. La represión social también suele hacer a la gente menos propensa a sincerarse ya que temen ser juzgados. Encontrar en ti, desde el inicio, a una persona capaz y dispuesta a escuchar será una agradable sorpresa.

¿Cómo lograrlo?

Realiza preguntas. Si hay algo que te llama la atención y quieres saber mas de, lánzate a hacer la pregunta. Pero tampoco te la pases preguntando el porqué de todo como un niño. Lo ideal es que el intercambio de información que realicen sea equitativo, para que ambos terminen su día juntos pensando que conocen al otro pero que aún queda más por descubrir.

Algo que podría pasarte es que te encuentres con ese tipo de persona que responde a las preguntas con un sí o no, o que responde de manera cortante. En ese caso, no te amilanes. Usualmente, ese tipo de personas solo necesitan encontrar un ritmo adecuado de conversación. También puedes hacerles preguntas que requieran que tengan un pequeño momento de introspección para motivarlas a responder.

4. TU LOOK: NI MUCHO NI POCO

Imagen de Wokandapix en Pixabay

Tu look no debería de hacerte ver como si estuvieras listo para ir a comer a un restaurante de cinco estrellas cuando han quedado de verse en el Starbucks del centro comercial, ni como si fueran a tener una cita en un cuarto oscuro. El atuendo que uses debería ser como el que normalmente llevarías para ir con tus amigos a un sitio agradable. Recuerda que estás a punto de encontrarte con una persona que, probablemente, está tan nerviosa o ansiosa como lo estás tú, así que relájate y no dejes que el como te ves importe más que el cómo te sientes.

¿Por qué importa?

La vestimenta es una extensión de nuestra personalidad. Puede decir mucho sobre nuestras prioridades, también. No importa si tu estilo y el de tu cita no son iguales, lo único que interesa es qué mensaje transmite tu ropa. ¿Realmente dice algo positivo sobre ti? Una de las cosas principales que tu look debería decir de ti es que te importa tu comodidad por encima de las apariencias porque la comodidad se asocia con la búsqueda del bienestar.  Por supuesto, puedes usar ropa de diseñador, maquillarte, usar tacones y demás, pero nunca a costa de tu propio bienestar.

¿Cómo lograrlo?

Usa estos criterios para escoger un atuendo adecuado:

  • Lugar: Piensa en donde van a verse y, si has estado ahí antes, como has visto que la gente usualmente va vestida. De esa manera, no desentonarás ni te sentirás incómodo.
  • Actividades: Si van a ir al zoológico, llevar tacones no es una buena idea. ¿Caminarás por la playa? Quizá no quieras ponerte una camisa de manga larga o terminarás todo sudado. Toma en cuenta qué harán y qué ropa te permitiría disfrutar de esa actividad sin problemas
  • Hora del día: Si sales de casa a las 4 pm, quizá no sientas frío; pero sí para cuando estés en medio de tu cita. También puede que tengas que regresar a casa en transporte público en hora pico, y una falda corta podría causarte más inconvenientes que un pantalón si ese es el caso. Toma tus precauciones.  

5. SONRÍE

Imagen de thisismyurl en Pixabay

Sonreír puede ser increíblemente difícil si has tenido un pésimo día pero, si tienes que acudir a una cita, lo mejor es que te prepares para pelar los dientes.

¿Por qué importa?

Si leíste mi artículo anterior sobre las 10 diferencias entre las citas online y offline, quizá recuerdes algo sobre las neuronas espejo; sino, aquí te lo recuerdo. Las neuronas espejo son aquellas que posibilitan la empatía: cuando percibimos las emociones de otra persona, nuestro cerebro las recrea y nos hace experimentar lo mismo. Así es como ocurre el contagio emocional, una herramienta poderosa para causar la mejor primera impresión a tu cita. Al sonreírle, al experimentar alegría y demostrarla, estarás estimulando emociones positivas en la otra persona.

¿Cómo lograrlo?

Como dije anteriormente, puede que se te dificulte sonreír y estar de buen humor si es que has tenido un mal día. He aquí algunas cosas que puedes hacer si es que eres de los que les cuesta esbozar una sonrisa o si te levantaste con el pie izquierdo de la cama:

  • Recuerda que la buena suerte es una actitud: Esta frase es, de hecho, el eslogan de una de las campañas de Martini Royale, y es una de las mejores frases que he escuchado. Solo piénsalo, ¿no crees que las situaciones son lo que haces de ellas? A veces, una cosa mala ocurre una y otra vez, pero solo tú puedes intentar y, finalmente, lograr convertirla en algo mejor.
  • Piensa positivamente: Vale, todo te ha ido fatal a pesar de haber intentado darle la vuelta a cada eventualidad que se te ha atravesado. Pero pensar de manera negativa no va a hacer que nada cambie. De hecho, ser pesimista solo te conducirá al fracaso; en cambio, ser optimista te puede conducir al éxito, ya sea de forma rápida o paulatina.
  • Ejecuta un pequeño juego de rol en tu cabeza: A veces, es imposible soltarse y sonreír y ser espontáneo y reilón cuando estamos tensionados. ¿Y quién no entraría en estado mortis al tener una cita? Hay muchas expectativas de por medio, las inseguridades pueden salir a relucir, uno se pregunta qué es lo que piensa la otra persona; pero, hey, ¿qué tal si imaginas que esta es otra salida normal con una de tus amistades? Ejecutar un pequeño juego de rol puede ayudarte a conservar la calma y a desenvolverte tal cual lo harías frente a cualquier de tus amigos. Solo se trata de ponerte en ese papel y realmente comprometerte, mentalmente, de que estás frente a una persona conocida y amigable.
  • Piensa en algo divertido: En más de una ocasión, he contado algo espectacularmente idiota y logrado que la gente se ría conmigo. ¿Cómo? Riéndome primero. Se trata, nuevamente, del contagio emocional. Si quieres que la otra persona sonría, debes ser el primero en sonreír. Piensa en algo que te haya dado mucha risa. Puede ser un chiste, una anécdota: en fin, algo que te haya causado gracia. Luego, revive ese momento. Siente la risa en ti y, cuando la otra persona note que algo muy feliz y divertido está aconteciendo en tu cabeza, despertarás su curiosidad. Esa persona estará predispuesta a sentir lo mismo que tú porque es algo agradable. Cuéntale eso que te ha causado gracia entre risas y verás que, aunque no sea nada fuera de lo común, los dos terminarán a carcajadas.

6. PERFÚMATE

Imagen de kaboompics en Pixabay

O al menos asegúrate de no estar olorosito. La gente suele creer que todo entra por los ojos, pero los expertos en publicidad ya desde hace tiempo que descubrieron que estimular los demás sentidos es casi igual o más efectivo para lograr recordación e incentivar a la acción.

¿Por qué importa?

Nuestras narices son, al igual que nuestras lenguas, una de las partes más sensibles de todo nuestro cuerpo. El sentido del olfato, y del gusto, son químicos. La particularidad de nuestro olfato es que está relacionado con nuestro sistema límbico. Ahora bien, ¿por qué oler bien puede darte una increíblemente buena primera impresión? Pues porque el sistema límbico, al cual la nariz está directamente conectado, es puramente emocional e instintivo: es decir, es irracional, inconsciente e involuntario. ¿Has escuchado sobre los aromas afrodisíacos? Pues has de saber que no son tonterías. Los olores juegan un fuerte rol en el ritual de conquista de los animales y también en el de los seres humanos.

¿Cómo lograrlo?

Por más guapo o más hermosa que estés, si vas a darle un beso en la mejilla a tu cita y tu olor no es de lo mejor, verás cómo se estremece involuntariamente en señal de rechazo. No queremos que te pase eso. Para asegurarte de estar oliendo de lo mejor, sigue estos pequeños consejos:

  • Lávate los dientes justos antes de salir hacia el encuentro con tu posible nueva pareja.
  • Ten a tu disposición unas pastillitas para el aliento: De preferencia, elige caramelos o pastillas masticables en vez de chicles porque estos últimos estimulan la producción de gases.
  • Perfume y vaselina: Para que tu perfume dure más, fija tu perfume con vaselina. Póntelo en las áreas que creas que estarán más al alcance de tu cita. Por ejemplo, si van a saludarse de besito, deberías de echarte un poco de vaselina en ambos lados del cuello y luego rocearte un poco de perfume ahí. No exageres con las fragancias porque podrían sobrecargar los sentidos.  
  • Usa un producto para el cabello: No solo hará que tu pelo luzca mejor, sino que le dará un aroma mucho más agradable.
  • El desodorante es obligatorio: Si eres de los que sudan mucho, te recomiendo que uses un desodorante antitranspirante. Pero cuidado, deberás retirártelo sin falta apenas puedas (por ejemplo, antes de ir a dormir) porque los antitranspirantes bloquean las glándulas sudoríparas y eso, al largo plazo, podría convertirse en un problema de salud.
  • Y ya que hablamos del sudor: Uno nunca sabe cuándo va a hacer más o menos calor, así que ve preparado. Si puedes, lleva un blusa de manga corta en tu cartera o un bividí dentro de tu camisa para evitar que las manchas de sudor se noten.

7. SÉ TÚ MISMO

Imagen de Free-Photos en Pixabay

Por supuesto, pero aún más importante, es mostrar lo mejor de ti. Ser la mejor versión de ti mismo que puedas ser en una primera cita, causará una muy buena impresión. Y no te preocupes, no es ser hipócrita ni mentiroso: es, simple y llanamente, ser inteligente.

¿Por qué importa?

Una cita puede asemejarse mucho a una transacción de negocios: le presentas a la otra parte el mejor lado del trato, lo maravillosa que tu oferta es, los beneficios que podría obtener y le das una expectativa de cuáles podrían ser las ganancias a largo plazo. Yo no tenía ni idea de que mi enamorado enloquecía con los sonidos fuertes ni él sabía que yo soy adicta al azúcar, pero eso no tiene nada de malo. En la vida, no podemos ir dándonos las manos presentándonos de la peor manera posible: tenemos algo mucho mejor que mostrar así que hagámoslo. Eso sí, hagámoslo de manera seguida.

¿Cómo lograrlo?

Piensa en ti y en lo que hace ser quien eres. Pero piensa en aquellas cosas hermosas de tu personalidad. Si te cuesta pensar en ellas, haz este ejercicio: párate frente al espejo y piensa en algo agradable que alguien más te haya dicho. Ahora recuerda, ¿qué te dijo y por qué te lo dijo? Quizá tu madre te dijo un día que le agrada lo paciente que eres para haberle explicado que debe dejar de clicar en los pop ups que dicen que ha ganado un celular gratis por ser la visita número un millón. Ya está, eres paciente. Mírate al espejo y reconócelo, te lo debes. Ahora, piensa cómo ser paciente podría ser importante para la persona con la que te vas a encontrar. Quizá porque ese alguien nunca encontrará en ti a alguien que se enoje fácilmente o que pierda los estribos o que le agreda, sino a una persona comprensiva, de reacciones serenas y que le respete. Recuerda, nos gustan las personas por sus virtudes pero llegamos a amarlas por sus defectos.

Estas son las 7 reglas básicas para causar una buena primera impresión a tu cita. Aplícalas y cuéntanos cómo te fue, qué tan bien la pasaste y si habrá una segunda cita.  

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar