5 situaciones que te dicen que debes terminar con la relación

Sí, es cierto que terminar con una relación es complejo, sobre todo cuando están envueltos una serie de situaciones complejas y muy dolorosas. De hecho, para muchas personas, es más sencillo quedarse con esas parejas porque tienen miedo a estar solas.

Lo cierto es que esa intención es la que nos impide ver con claridad el peligro de estar con personas tóxicas que pueden hacer mella en nuestra confianza y salud mental. Hay que hacer algo para cambiar las cosas y lo más rápido posible.

¿Tienes dudas sobre las situaciones en las que deberías terminar tu relación? Pues entonces, presta atención a estos escenarios que te llevarán a tomar la decisión más adecuada para ti.

5 ejemplos de situaciones que te dirán que debes terminar con esa relación

1. Abunda la crítica

terminar con la relación-abunda la críticaImagen de Juan Pablo Arenas en Pexels.com

Como hemos mencionado anteriormente, los problemas siempre estarán presentes en cualquier relación, así que hay que tratar de solucionar los inconvenientes de la mejor manera posible. No obstante, hay que prestar atención a esos escenarios que se repiten de manera constante.

La crítica es un claro ejemplo al respecto. Bien, si son unos cuantos comentarios no quiere decir que la relación esté condenada a terminar, pero si se trata de un comportamiento constante y marcado por la agresividad, es momento de reflexionar sobre continuar con esa relación.

En este caso, hay que saber diferenciar la crítica sobre un determinado comportamiento y la que es del tipo personal. Esta última en particular, es peligrosa para quien la recibe porque se desconocen los efectos que tendrán en la otra persona.

2. Hay desprecio

terminar con la relación-hay desprecioImagen de Pixabay en Pexels.com

Para muchos especialistas, el desprecio es una de las conductas más claras sobre los problemas graves que están presentes en una relación. ¿Por qué? Se manifiesta a través de comentarios cargados de sarcasmo, pasivo agresividad, insultos y demás gestos reprobatorios que son hirientes.

Cabe destacar que el desprecio es un signo de que existen más cosas detrás: señala que la pareja te ha perdido el respeto, por lo que no le interesa lo que sientas o pienses. Y, además, este comportamiento también va a acompañado con las ansias de dominar y controlar.

¿Es posible salvar la relación en este punto? Realmente no. Cuando se deja de respetar al otro, lo ideal es que cada quien tome el camino que más le convenga para que la situación no empeore más de lo que ya está.

3. Ambos o uno de los dos está constantemente a la defensiva

terminar con la relación-a la defensivaImagen de Vera Arsic en Pexels.com

En esta situación en particular es curiosa para algunos expertos en relaciones, puesto que implica a su vez dos escenarios los cuales hay que prestar atención:

El estar a la defensiva es signo de que los dos –o alguno de los dos- realmente no está prestando atención a las necesidades del otro. Además, tampoco existe la intención de mejorar el problema.

-En ciertos momentos, el estar a la defensiva también es sinónimo de desprecio. Así que cabe la posibilidad de que se presenten momentos cargados de amargura, dolor y toxicidad.

Al final, al encontrarnos en este estado, somos incapaces de ver las cosas con claridad porque estamos preparados para combatir contra el otro en cualquier momento. Sí, es desgastante e innecesario.

4. Mala o pobre comunicación

terminar con la relación-mala comunicaciónImagen de rawpixel.com en Pexels.com

En otras ocasiones hemos dicho que la comunicación es el pilar de cualquier tipo de relación porque gracias a ella es que logramos conocer cuáles son las necesidades del otro y cómo podemos atenderlas de la mejor manera.

No obstante, cuando se recurren conductas como el ignorar a la otra persona, no responder preguntas o terminar alguna conversación con fastidio, molestia y/o desánimo; entonces es momento de pensar que lo mejor es terminar con esa relación.

Uno de los aspectos más bonitos de estar con alguien, es el sentirse libre y cómodo de compartir lo que se siente y piensa. Si esto empieza a fallar de manera grave y progresiva, es probable que ya no haya marcha atrás y lo más saludable sea echarse a un lado.

5. Hay señales de una potencial agresión física

terminar con la relación-agresiónImagen de Kat Jayne en Pexels.com

Quizás se trate de una de las situaciones más tristes, graves y peligrosas que existen en las parejas, porque cabe la posibilidad de que se vulnere la integridad física de la otra persona a niveles muy altos.

Una discusión o problema no debe escalar en la intención y/o manifestación de ningún tipo de agresión física. De ser así, hay que estar consciente de que no hay nada que hacer y que es pertinente tomar las medidas necesarias para que eso no se repita.

Todos estos escenarios son apenas ejemplos de diferentes situaciones. Lo cierto es que cada quien debe ser capaz de analizar con cuidado cuándo es conveniente o no terminar con una relación. Sin embargo, es importante recordar que siempre debería primar nuestra tranquilidad mental y espiritual. Nada debe estar por encima de estas cosas.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar