5 motivos por los que estás eligiendo relaciones a distancia

El uso de Internet y las redes sociales está favoreciendo sin duda el aumento de las relaciones a distancia.

Hoy en día no es difícil encontrar parejas que se encuentran en distintas ciudades, distintos países e incluso, distintos continentes.

Algo que hace unas décadas era casi impensable se ha hecho posible gracias a las nuevas tecnologías.

Este hecho, en principio, es una buena noticia ya que nos permite ampliar nuestro radio de búsqueda y nuestras posibilidades de que la relación prospere, pero ¿qué nos hace escoger este tipo de noviazgo sabiendo las dificultades que conlleva?

En el post de hoy trataré de darte mi visión sobre las distintas razones que nos llevan a elegir un amor a distancia por encima de una relación de pareja tradicional.

Motivos por los que se eligen las relaciones a distancia.

1. Inmadurez

la inmadurez en las relaciones a distanciaImagen de Jan Vasek en Pixabay

La responsabilidad de llevar una relación de pareja convencional puede pesar mucho en una persona irresponsable, de ahí que base su búsqueda en personas que se encuentran lejos de su alcance con la excusa de que no hay gente interesante en su ámbito cercano.

A una persona inmadura le cuesta mucho poner los pies en la tierra y ver la realidad de las cosas, por ello no sólo no ve un impedimento en iniciar una relación con alguien que se encuentre a kilómetros de distancia, sino que lo busca y lo vive como una aventura, una experiencia nueva que está dispuesta a explorar.

Una relación madura requiere de amor, aceptación, diálogo y esfuerzo por ambas partes. Tal vez un amor a distancia pueda llegar a conseguir todo eso, pero es más fácil de manejar ya que la convivencia diaria prácticamente no existe y el desgaste por las responsabilidades del día a día es menor.

2. Necesidad de libertad

deseos de libertad en las relaciones a distanciaImagen de Myriams-Fotos en Pixabay

Esta es una de las razones que más se repite en las personas que prefieren entrar en relaciones a distancia: su ansia de libertad.

Hay personas para las que su libertad está casi por encima de cualquier otra cosa y necesitan seguir sintiéndose independiente aún manteniendo una relación con otra persona.

Al fin y al cabo, en una relación a distancia cada uno vive su vida y, en ocasiones, hay una regla implícita de poder mantener contacto con otras personas, sobre todo si la relación se alarga en el tiempo y pasan grandes periodos de tiempo sin verse.

3. Inseguridad.

Imagen de Rondell Mellin en Pixabay

Para muchas personas, la pantalla de un ordenador o un smartphone es un escudo protector que les permite esconder sus defectos y ser la persona que no es en realidad (o al menos así lo cree)

El entorno virtual les permite ser más divertidos, más espontáneos o más seguros de sí mismos de lo que realmente son.

Crean un personaje que sólo pueden mantener gracias a la escasa interacción personal que conllevan las relaciones a distancia. Ese es el verdadero motivo por el que pasan grandes cantidades de tiempo en internet y ponen mil excusas para quedar.

De ahí que muchas veces, cuando una relación virtual duradera se hace presente, la mentira sea incapaz de sostenerse y todo se derrumbe.

4. Autosabotaje.

autosabotaje en relaciones a distancia. Imagen de Miotran en Pixabay

La mejor manera de justificar que las relaciones no funcionan es buscar aquellas que realmente son complicadas.

Una relación a distancia lo es. Por eso, muchas personas que suelen sabotear su felicidad y sus relaciones de pareja se decantan por ellas.

Es mucho más sencillo decirte a ti mismo y a los demás que no funcionó por culpa de la distancia y las dificultades que admitir que fallaste.

El autosabotaje tiene su propio mecanismo: busca los medios para hacer realidad nuestros peores pensamientos.

5. Miedo al compromiso.

miedo al compromisoImagen de Cflgroup Media en Pexels

En este punto podríamos englobar todos los puntos que he nombrado anteriormente:  inmadurez, necesidad de libertad, inseguridad y autosabotaje.

Puedo decir que estoy comprometido con alguien, pero, a fin de cuentas, tú estás allí y yo aquí.

Kilómetros de distancia nos separan, con lo cual el compromiso no es del todo real. Mi miedo al compromiso, a todas las responsabilidades y a las limitaciones de libertad que conlleva, parece menos intenso de este modo.

¿Funcionan realmente las relaciones a distancia?

Millones de parejas que continúan juntos después de haber iniciado este tipo de relaciones confirman que sí, que funcionan. Pero para ello es necesario tener muy claro el objetivo, y ese objetivo debería ser el poder convivir en algún momento.

Puedes leer este interesante artículo del diario “El mundo”, donde dice que este tipo de parejas crean vínculos más estrechos.

Como apunte final, me gustaría destacar que no todas las personas que inician una relación a larga distancia poseen alguno de los perfiles arriba descritos.

Hay personas que por determinadas circunstancias o mandamientos del destino emprenden relaciones a distancia, se comprometen 100% con ellas y logran que funcionen a pesar de los obstáculos.

Estoy convencida de que un amor a la distancia es perfectamente viable y es tan legítimo como cualquier otro. De hecho, en mi blog tengo un post con 15 tips y consejos para lograr que una relación a distancia funcione. Échale un vistazo porque te va a ser de mucha ayuda.

Mantener una relación a distancia puede ser tan fácil o tan difícil como cada uno se proponga, por lo tanto, si es vuestra decisión apostar por ella, ¡adelante!, que nada os frene.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar