4 crisis que toda pareja debe pasar

Sin duda, las crisis son procesos retadores para toda relación, sobre todo porque pone a prueba el nivel de fortaleza, compromiso y amor que hay. Entonces, ¿qué hacer para superarlas? ¿Cómo hay que prepararse para afrontar estas situaciones?

Hay que tener presente que dichas crisis son eventos que anteceden a cambios que van a ocurrir o que están ocurriendo. Por lo tanto, podemos aprender a verlos como oportunidades valiosas para analizar el estado de la relación y el cómo nos sentimos al respecto.

Si queremos encontrar el equilibrio que deseamos, hay que estar en contacto con la reflexión para pensar a profundidad sobre el futuro. Al final, estos momentos quizás te resulten de más ayuda de los que crees.

Las 4 crisis que toda pareja estable debe pasar

En cualquier caso, las crisis nos generan frustración y la sensación de inestabilidad. Es obvio que algo no está marchando bien, así que toca analizar qué tan compleja es el conflicto con el que estamos lidiando. No obstante, dependerá de la pareja el aprovechar o no la situación.

1. La crisis del año

crisis de pareja-crisis de un añoImagen de Min An en Pexels.com

Cuando iniciamos una relación, estamos en una etapa en donde impera el deseo sexual y la constante necesidad de estar con la persona que nos gusta. Es allí cuando salen a relucir nuestras mejores cualidades, solo con la intención de hacernos ver como los mejores prospectos.

Sin embargo, el verdadero reto viene después, específicamente cuando se cumple el primer año de relación. Esto no quiere decir que la atracción o el afecto no existan, sino que ahora hay actitudes que emergen y que pondrán a prueba la tolerancia del otro.

Lo interesante de esta fase es que se es capaz de ver realmente, cuáles son los defectos de la pareja y qué tanto afecta eso en la relación. Como se trata de una crisis de importancia, la mayoría de las parejas no son capaces de superarla, lo que significa que no se desarrolló un vínculo lo suficientemente fuerte.

2. La crisis de los tres años

crisis de pareja-crisis de los tres añosImagen de Vera Arsic en Pexels.com

Luego de haber superado los defectos y posibles roces que hayan podido presentarse durante el primer año, sigue una crisis que también es compleja y que es necesario prestar atención para poder superarla.

La crisis de los tres años consiste en la sensación que se experimenta en cuanto al nivel de compromiso que se desea alcanzar con la relación. Es decir, puede ser la necesidad de convivir juntos, el matrimonio o los hijos, esto último –especialmente- si están viviendo juntos.

Esto sucede porque se quiere saber si es posible darle fuerza a la conexión que hay entre los dos. Si alguno tiene dudas al respecto, es momento de analizar el estatus de la relación.

3. La crisis de los 10 años

crisis de pareja-crisis de los diez añosImagen de J carter en Pexels.com

Según algunos expertos, la problemática puede centrarse en dos aspectos fundamentales:

Los hijos: esto puede ir desde el desvío de la atención hacia ellos, hasta la forma de crianza más conveniente. Es aquí cuando se conjugan los estilos y vivencias personales de la pareja los cuales, además, pueden acarrear en roces y desacuerdos.

El sexo: si el tema de los hijos está más o menos equilibrado, el sexo es el potencial problema presente en la pareja. En este caso, pueden surgir inconformidades o quejas porque cada quien busca sentirse deseado y atractivo. Quizás se manifiesta la añoranza de lo que se vivió en la primera etapa de la relación.

No obstante, el sexo es un punto de partida que podría darle potencia a la relación, o llevarla al fin. Por eso es importante tratar de analizar cuál es el verdadero problema al respecto.

4. La crisis del nido vacío

crisis de pareja-nido vacioImagen de Noelle Otto en Pexels.com

Los hijos crecen y buscan hacer su vida, lo cual corresponde a una necesidad humana muy presente en todas las sociedades. Lo cierto es que deja en evidencia que la pareja se enfrentará a la realidad de la relación que tienen hasta ese punto. Por otro lado, valen destacar aspectos principales de esta etapa:

-Se ha logrado sortear las crisis anteriores, quizás en parte por la presencia de una rutina que involucra la presencia de los niños.

-Se quiera o no, la pareja ha cambiado mucho a lo largo de los años y esa realidad será evidente cuando estén solos.

En cualquier caso, lo importante es tomar en cuenta que, de querer continuar, será fundamental atreverse a la reinvención, o si es mejor que cada quien tome el camino de la búsqueda de la felicidad individual.

Estas son las crisis que toda pareja estable debe enfrentar y que, sin duda, pondrán a prueba la fortaleza de la misma. Como mencionamos anteriormente: independientemente de la situación, son momentos oportunos para evaluar lo que se tiene y la perspectiva de la pareja a futuro.

Lo ideal no es dejarse llevar por los primeros impulsos porque, de lo contrario, una decisión radical podría sacrificar una conexión poderosa y profunda.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar