3 errores que te están llevando (otra vez) a la friendzone

Hoy hablamos de la friendzone. Ese terreno pantanoso que pisamos cuando alguien que te gusta como pareja sólo te ve como a un amigo.

Friendzone es un término que se ha hecho muy popular en los últimos años, pero si no sabes de lo que estoy hablando, te dejo el enlace a este artículo donde te lo explica perfectamente.

La frustración, cuando estás dentro de la friendzone, es tremenda. Tienes a tu lado a la persona que quieres, pero no de la forma en que te gustaría que estuviese.

Te aprecia, te respeta, te apoya y confía en ti. Un amor casi perfecto. El problema es que, a pesar de todo lo que puedas estar aportándole a su vida, aún le falta ese pellizquito en el estómago que se siente cuando te estás enamorando.

Aunque popularmente “la friendzone” o “zona de amigo” se relaciona más con hombres que se han enamorado de mujeres que sólo los ven como amigos, lo cierto es que también afecta en el caso contrario.

Y esa es la situación que abordaremos en este artículo: mujeres que albergan un sentimiento de amor hacia hombres que únicamente sienten amistad hacia ellas.

Por fortuna, de la “zona de amigos” a una “relación de pareja” sólo hay un paso y con sólo tener claros unos cuántos conceptos puedes evitar caer en ella y lograr que te vea como a la mismísima mujer de sus sueños. En este post que escribí hace un tiempo sobre la friend zone puedes encontrar más información al respecto.

Si siempre acabas siendo la amiga fiel de todos los hombres que te atraen, permanece atenta a lo que voy a contarte porque, por fin, vas a aprender a quitarte ese estigma de encima.

Errores que te llevan a la friendzone.

1. Fingir que sólo te interesa como amigo.

friendzone-fingir amistadImagen de Omar Medina Filmes en Pixabay

Este tipo de estrategia (fingir que no te interesa más allá de una simple amistad fraternal) no te va a funcionar a menos que él ya se haya sentido atraído por ti en un plano romántico y decida igualmente ir a por todas.

Y ¿por qué es un error fingir sólo amistad cuando en realidad estás colada por él? Porque repitiendo hasta la saciedad la palabra “amigo”, vas a conseguir que termine viéndote únicamente como a la amiga que le estás asegurando que quieres ser.

No te estoy diciendo con esto que vayas a declararte de buenas a primeras, sobre todo si no eres una persona lanzada, pero sí que seas un poco más ambigua.

Envíale señales contradictorias. Actúa de forma que un día parezca que te atrae muchísimo y al siguiente trátalo como al amigo que se supone que es.

De este modo conseguirás que se mantenga en guardia, intrigado por cuáles serán tus verdaderos sentimientos hacia él. Puede que de este modo se sienta retado y ponga toda la carne en el asador para tratar de conquistarte.

¿Qué te parece la idea? Mucho mejor que dejarle claras tus intenciones o camuflarlas, ¿verdad?

2. Convertirte en su consejera y confidente.

friendzone-consejosImagen de Escronfinixio en Pixabay

 

Convertirse en la confidente y consejera de la persona que te gusta es muy complicado, pero, sobre todo, muy doloroso.

Cuando una persona te gusta de verdad, lo que menos te apetece es ser su paño de lágrimas o tener que estar dándole consejos sobre cómo conquistar a una mujer que no seas tú.

Sinceramente, no creo que haya cuerpo que lo resista.

Evita esa situación al máximo. Si te empieza a hablar de otras mujeres, de qué tan bien o tan mal les va con ellas, corta la conversación con algo de gracia.

No dejes ver a las claras que te molesta, pero que tampoco parezca que estás disfrutando. Simplemente actúa como si no tuvieras ni idea de cómo ayudarlo y pasa a otro tema de conversación más ameno para los dos.

Si no quieres acabar encasillada en el papel de la eterna amiga incondicional que está ahí para todo, procura no alimentar este tipo de conversaciones y situaciones. Hazlo por tu bien y por el de la relación.

3. No explotar tu lado más sensual.

la sensualidad en la friendzoneImagen de Dana Tentis en Pixabay

Y ahora sí, llegamos al punto crucial de esta situación.

Al error con mayúsculas de las relaciones que podrían ser historias de amor maravillosas, pero acaban en una sana y bonita amistad: la atracción física.

Si no logra verte como a una mujer sensual, capaz de despertar su pasión y su deseo, tus esperanzas de salir de la friendzone están acabadas.

Así de claro. Sin atracción sexual no vas a conseguir que deje de verte como a su mejor amiga y piense en ti en otros términos.

Este punto es de vital importancia y no debes despistarte. En realidad, es más sencillo de lo que parece. Aprovecha que lo tienes cerca para aumentar el contacto visual y físico tantas veces como te sea posible.

Deja el pudor a un lado y muéstrate de vez en cuando más sensual y pícara de lo que sueles hacerlo. De esta manera estarás creando una imagen tuya que quizás nunca antes haya tenido y logres traspasar la barrera de la amistad para empezar un tipo de relación distinta.

Y hasta aquí el post de hoy.

Espero estos puntos te ayuden a descubrir en qué estás fallando para poder corregirlos y salir por fin de la temida zona de amistad.

Recuerda que si te ha quedado alguna duda me tienes en los comentarios para poder resolverlas y si te ha gustado la información, compártela para que el mundo pueda beneficiarse de ella.

Compartir este artículo

Acerca del autor

Dejar un comentario

Este sitio usa cookies. Al continuar usando este sitio, estás de acuerdo con su uso. Para saber más, incluyendo como controlar las cookies, mira aquí Política de Cookies.

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar